El legado gallego de Johan Cruyff

El mensaje del holandés caló hondo en los deportistas vinculados a Galicia


redacción / la voz

Muchos son los deportistas gallegos vinculados al fútbol que en algún momento de sus carreras tuvieron contacto con Johan Cruyff o su legado. Amplia es la influencia del flaco holandés en el deporte galaico, contexto en el que dio el salto (no en vano fue durante una participación con el Ajax en un Trofeo Teresa Herrera cuando plasmó su firma con el Barcelona en un hotel de Santiago). Estos son algunos ejemplos de ello, relatados en boca de sus protagonistas.

Fran

«Mi ídolo desde pequeño». El que fue capitán del mejor Dépor de la historia fue una de las pretensiones incumplidas de Cruyff. La admiración era mutua. «Era mi ídolo desde pequeño», reconoce Fran. «Lo sufrimos desde el deportivismo porque podríamos haber ganado alguna otra Liga si no fuese por aquel Dream Team», matiza. «Marcó un antes y un después en el fútbol. Con él, empezaron a jugar los buenos futbolistas, independientemente de su físico. Le debemos muchísimo. Su estilo lo adquirió el Barcelona campeón, y también Luis Aragonés y Del Bosque con la selección española que lo ganó todo», analiza.

David Vidal

«Era una bella persona, yo le admiraba mucho». Aparentemente en las antípodas futbolísticas de Cruyff, el entrenador gallego del Guadalajara describió al holandés como «una bella persona». «Estoy muy apenado; yo le admiraba mucho», dijo. Recordó sus artimañas con el césped para dificultar el juego de aquel Barcelona. «No había forma de meterle mano», concluía.

Raúl Caneda

«Tenía un sentido apostólico». El técnico gallego del Al Nassr saudí, Raúl Caneda, considera que «aportó talento y conocimiento». «Tenía una dimensión tremenda y ese sentido apostólico que tienen los genios. Lo que hizo en España fue un milagro», explica. «Nos veía a todos ciegos, pero seguía adelante con sus ideas. No había talento para comprenderlo. Lo cambió todo, a pesar de nosotros mismos», relata. Caneda guarda esta anécdota: «Mi madre siempre cuenta que cuando yo tenía cinco años y estaba en el colegio, y me llamaban Raulito, yo les contestaba: ?No soy Raulito, soy Johan Cruyff?».

Irureta

«Ellos eran la leche, y él era el líder». El que fue entrenador del Deportivo se enfrentó varias veces a Cruyff tanto como futbolista como en su etapa en los banquillos. «Era temible en la máxima dimensión mundial. Muy rápido, fino, habilidoso en la conducción. Era admirable también físicamente, con su estatura...», describe. «Ha sido un mito, pero para el Barcelona fue fundamental. El club dejó de dar bandazos. Llegó con su idea de fútbol tan agresiva, ofensiva. Ya su Ajax me había marcado: buenos, altos y melenudos. Era la época de los Beatles, ellos eran la leche y él era el líder. Muy correcto en el trato, y muy respetado por su conocimiento y su forma de afrontar los partidos», añade. «Me sorprendió. La vida es un trazo corto», concluye.

Manuel Mosquera

«Puso la primera piedra»?. El técnico del Fabril, director de la Escuela Gallega de Entrenadores, afirma: «Precursor del fútbol control, el contraste, jugador maravilloso por su verticalidad, como entrenador inventó del fútbol dominado a través del balón pero buscando todos los caminos menos los verticales». «Ha puesto la primera piedra para los que entendemos el fútbol a través del balón», añade.

Ángel Cuéllar

«Apostó por mí». El entrenador del Cerceda y al que dirigió Cruyff como jugador recuerda: «Fue una influencia muy importante pues apostó por mí para uno de los mejores equipos del mundo. Sin él no hubiera podido vivir dos años en ese club. El trato fue fantástico antes, durante y después».

Luis César

«Manejó la brújula de tiempo y espacio». ?El técnico gallego afirma: «Fue pionero para describirnos una forma de ataque organizado desconocido manejando de otra manera la brújula del tiempo y el espacio usada hasta entonces».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El legado gallego de Johan Cruyff