El Bayern tumba a la Juventus en la prórroga y sobrevive en la Champions

Colpisa

DEPORTES

MICHAELA REHLE | Reuters

Dos goles de Thiago y Coman en el tiempo extra evitan el batacazo de Guardiola ante una Juve que se vino abajo con los cambios

16 mar 2016 . Actualizado a las 23:27 h.

Tenía aires de final anticipada y, ciertamente, la eliminatoria estrella de octavos de la Champions superó todas las expectativas, tanto en la ida como en la vuelta. Tuvo buen juego, excelentes protagonistas, constantes alternativas, nada menos que 10 goles y un desenlace para la historia, resuelto con otro milagro del Bayern de Múnich en la capital bávara. Cayó cuando ya veía el cielo ganado la Vecchia Signora, que siempre se merece un respeto por su grandeza, experiencia y ese gen competitivo que el curso pasado, sin ir más lejos, le condujo hasta la final de la Champions. Un gol de Müller en el descuento llevó el duelo a la prórroga, donde se impuso el rodillo alemán y resultó decisivo Thiago Alcántara, que marcó al poco de entrar.

El choque dejará muchas lecturas pero una de ellas pone en entredicho al técnico Massimiliano Allegri, quien retiró a Morata cuando la Juventus ganaba 0-2 y se equivocó. El madrileño había estado fantástico, inmenso de confianza, rápido y pletórico de fuerza, y firmó una de las jugadas de su vida en el segundo gol de su equipo, ya que recorrió unos 40 metros salvando obstáculos. Y coincidió la mejoría del equipo de Guardiola cuando el catalán retiró del campo a Xabi Alonso, ya en el declive de su carrera.

El mundo al revés. El Bayern se vio con el pase a cuartos de final encarrilado cuando se puso 0-2 en Turín y su dominio era abrumador, pero una reacción heroica de los piamonteses dejó viva la eliminatoria. La escuadra de Allegri se presentó en el imponente Allianz Arena en plan de víctima y lo tuvo todo a su favor para salir triunfante. Ciertamente, las bajas de Chiellini, Marchisio y el argentino Dybala, rompían su columna vertebral y dejaban el equipo cojo frente a un rival siempre temible en ataque, aunque endeble en defensa, y más al no estar Badstuber, Boateng y Javi Martínez. Guardiola tuvo que dejar también fuera al extremo Robben, griposo.