Un gato de Narón luce entre kiwis

El meta gallego ha terminado la liga regular oceánica con récord de puntos y apunta a ganar la Liga


Redacción / La Voz

Diego Rivas empieza a recoger réditos de su apuesta por el fútbol oceánico. El portero gallego apostó durante el pasado mercado invernal por marcharse a jugar al Auckland City de Nueva Zelanda y el resultado ya salta a la vista: campeón de la liga regular con récord de puntos del campeonato. Han sumado 38 de 42 posibles. Sin derrotas. 12 victorias y 2 empates en 14 encuentros. «¡Ahora llega la hora de la verdad, llegan los play offs!», exclama este gato de Narón que brilla entre kiwis (apodo utilizado por los ingleses para llamar a los nativos de Nueva Zelanda).

«La adaptación ha sido muy buena. Hay una calidad de vida enorme y la gente es muy educada y agradable. El clima es muy parecido al de Galicia, unido a que aquí es verano pues la verdad que el cambio ha sido para bien. Quizás lo más difícil sea el idioma, no tengo un nivel muy alto de inglés y el acento que tienen aquí es realmente complicado. Se nota mucho cuando hablas con un extranjero que está viviendo en Nueva Zelanda por un tiempo o con un nativo», explica, ciñéndose al aspecto personal.

Diego Rivas, que en mayo cumplirá 29 años, pasó de vivir en Guijuelo, con una población de unos cinco mil habitantes, a Auckland, de millón y medio. Y claro, la diferencia es evidente. «Lo que más me ha llamado la atención es lo grande que es la ciudad, con muchos parques y zonas verdes. Es imprescindible el coche para poder conocerla bien y destaca la variedad cultural que te encuentras por la calle. Es una ciudad que acoge muy bien al que es de fuera y eso se aprecia en el día a día», relata.

«Con respecto al club, me ha llamado la atención el trato cercano con el jugador y la cantidad de futbolistas que somos aquí. El primer día éramos 28 entrenando. Luego, el nivel de profesionalidad del cuerpo técnico es muy alto. Como ejemplo, a veces en el descanso del partido nos ponen imágenes de la primera parte para corregir algunos conceptos», añade.

¿Cómo llega un gallego a jugar en Nueva Zelanda? Diego explica que todo se ha debido a los contactos con gente del fútbol. «Un agente se puso en contacto conmigo ya que sabía de la posibilidad de que el Auckland City necesitara reforzarse en la portería y que podría encajar en el perfil. A partir de ahí se fueron dando los pasos adecuados y unas semanas después se concretó todo. Me estuve informando bien con gente que ya había estado aquí o que tenía compañeros que habían estado antes y la verdad que todas las referencias fueron muy buenas», comenta.

A por Liga y Champions

Diego Rivas intentará emular a otro gallego como Iván Carril, quien hace unos años consiguió ganar la Champions de Oceanía con este mismo equipo. «El reto es tratar de ayudar a conseguir los objetivos que tiene el club en estos meses, que son muy bonitos. Ganar la Liga y la Champions, tratando de jugar con asiduidad. Estos últimos años, por unas cosas o por otras, no he tenido esa posibilidad y eso merma un poco la confianza de uno. Aquí, desde el primer momento, el entrenador Ramón Tribulietx, que también es español, me ha transmitido la confianza que tiene en mi y eso ha sido clave».

«Aquí la liga es más corta, finaliza en marzo, y la Champions se juega todo seguido durante el mes de abril. El que consiga ganarla tiene billete para jugar el Mundialito de Clubes el próximo diciembre y esos son los objetivos», explica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un gato de Narón luce entre kiwis