La victoria impostada de Villar

Alardeó de apoyar a Infantino y celebró su triunfo como propio, pero el nuevo escenario le perjudica 

.

Redacción / La Voz

Con la victoria de Infantino en la presidencia de la FIFA, el escenario ha mudado por completo en el panorama del fútbol mundial. Se da por supuesto que numerosas cosas cambiarán a partir de ahora, dado que el nuevo dirigente del fútbol planetario tiene como misión ineludible la regeneración del organismo internacional. Acabar con una etapa oscura llena de corrupción e iniciar otra marcada por la limpieza, la transparencia y la modernidad. Y en todo esto, ¿cómo encaja Ángel María Villar?

Como no podría ser de otra forma, Villar está haciendo suya la victoria de Infantino, recordando a quien quiera oírle que él le dio su apoyo públicamente (lo cual es cierto) y que su peso en el fútbol europeo y mundial a partir de ahora, poco menos que se multiplicará. Pero nada más lejos de la realidad.

¿Beneficia a Villar la elección de Infantino?

Nada que tenga que ver con una renovación puede beneficiar a Villar. El todavía presidente de la Federación Española es uno de los últimos dinosaurios que quedan en el planeta fútbol. El Fifagate ha ido acabando con muchos de ellos a lo largo y ancho del mundo. En principio, lo que aparentemente significa la llegada del suizo es todo lo contrario de lo que representa el bilbaíno. Infantino apuesta por la transparencia, por la profesionalización en la gestión, por un nuevo estilo en la forma de relacionarse con todos los estamentos del fútbol. Villar, que ya ha dado numerosas muestras de que no está dispuesto a cambiar su forma de ser y de actuar, está condenado a quedar en fuera de juego en los nuevos tiempos que se avecinan.

¿Tiene opciones ahora de presidir la UEFA Villar?

Desde la sanción a Platini, Villar es jerárquicamente la primera autoridad de la UEFA, pero en la práctica su poder es más bien escaso. Primero habrá que esperar el nombramiento del nuevo secretario general de la UEFA. Según informa la agencia alemana DPA, se espera que sea el griego Theodore Theodoridis, un estrecho aliado de Infantino y actualmente secretario general adjunto. Este nombramiento sería un mensaje continuista, a la espera de que en su momento el TAS resuelva definitivamente sobre la sanción de seis años a Platini. Villar podrá aparentar mucho, presumir de tener una vicepresidencia, pero mandará más bien poco en la nueva UEFA.

¿Puede el nuevo escenario influir en sus conflictos en España?

En principio, no, pero con matices significativos. Infantino no entrará en los conflictos abiertos, como la petición de apertura de expediente por las ayudas irregulares al Recreativo de Huelva. Pero, por otro lado, no parece nada probable que Infantino vaya a entrar al juego de las amenazas que está intentando Villar. Hay que recordar que el presidente de la federación envió una carta (firmada por cuatro de sus directivos, no por él) a la FIFA, donde se advertía que en España se estaban produciendo injerencias gubernamentales, lo que podría dar lugar a la suspensión de la propia federación española. Nadie se imagina a Infantino advirtiendo a un país de la UE que no se pueden aplicar las leyes legítimamente aprobadas por su parlamento en aras de la autonomía del fútbol. Gianni Infantino aboga por la autonomía, pero no cree que sea incompatible con la aplicación de las leyes propias de cada estado, sobre todo si hablamos de estados democráticos.

Además, no hay que olvidar que Infantino mantiene una excelente relación con el presidente del CSD, Miguel Cardenal, con quien coincide en que los pilares del fútbol deben ser la transparencia y la legalidad.

¿Cómo será la relación de Infantino con el fútbol profesional español?

Sin duda, va a mejorar. Lo que, de nuevo, perjudica a Villar, tan enfrentado con Tebas. Infantino sabe que no puede dirigir una FIFA al margen de las grandes ligas y de los grandes clubes. Además, llegó incluso a trabajar en la Liga, en los años 90, durante la presidencia de Pedro Tomás.

¿Está libre Villar de nuevas investigaciones en la FIFA?

Villar se podría beneficiar de una especie de borrón y cuenta nueva, tal y como suele suceder cuando se producen cambios en el poder. Su futuro en este sentido dependerá más de que algún tercero presente denuncias, como sería en el caso de las adjudicaciones de los mundiales de Catar y Rusia, donde se produjeron sospechosos cambalaches de votos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La victoria impostada de Villar