Los Bulls caen en una jornada con brillo español

Europa Press

DEPORTES

Suman una nueva derrota tras completar una prórroga nefasta en Utah

02 feb 2016 . Actualizado a las 15:35 h.

Chicago Bulls han sumado una nueva derrota tras completar una prórroga nefasta en Utah (105-96), donde Pau Gasol ha sumado 19 puntos y 8 rebotes, mientras que Memphis Grizzlies y Oklahoma City Thunder han superado a New Orleans Pelicans (95-110) y Washington Wizards (114-98), respectivamente, con buenas actuaciones de Marc Gasol (14 puntos, 7 asistencias) y Serge Ibaka (19 y 10 rebotes). Tras sumar su segunda derrota consecutiva, los Bulls han caído al quinto puesto de la Conferencia Este y empiezan a ver peligrar incluso su puesto de play-offs, ya que Charlotte Hornets son novenos con solo tres victorias menos. «Estuvimos muy cerca de ganar. Hubo un par de jugadas críticas que cayeron de su lado y cometimos algunos errores al final», analizó Gasol, sintetizando las sensaciones de su equipo después de dejar escapar un partido que tenían encarrilado en el Vivint Smart Home Arena, gracias a un triple de Derrick Rose que puso el 90-93 a falta de 19 segundos.

Los Bulls gestionaron de forma pésima los segundos finales y Gordon Hayward, el mejor de la noche con 27 puntos y 12 rebotes, logró llevar el partido a la prórroga. En el tiempo extra, los Jazz arrasaron con un parcial de 12-3 que volvió a desnudar las carencias a domicilio de Chicago, con un balance de 10-12 lejos de casa. Un 0/5 en tiros de campo y tres pérdidas de balón fue el pésimo balance en el tiempo extra de los Bulls, que tuvieron a Jimmy Butler como máximo anotador (26) y a Nikola Mirotic de nuevo ausente, todavía convaleciente de su operación de apendicitis.

Marc e Ibaka se gustan en las victorias de sus equipos

Las sensaciones son opuestas en Memphis Grizzlies, que atraviesan su mejor momento de la temporada y encadenaron su cuarta victoria en el Smoothie King Center de Nueva Orleans, de nuevo con Jeff Green como líder anotador (24). En el juego interior, Gasol se alió con la mejor versión de Zach Randolph (22 puntos, 12 rebotes) y, liberado del trabajo sucio, pudo repartir juego y dejar un puñado de buenas canastas superando la defensa de un gran jugador como Anthony Davis (23).