Tiger Woods cumplirá los 40 hecho añicos

El atleta que revolucionó el golf alcanzará la vieja frontera del inicio del declive con un cuerpo debilitado por las lesiones y los continuos pasos por el quirófano


Redacción / La Voz

Revolucionó el golf y ahora paga un alto precio. Tiger Woods cumplirá los 40, la vieja simbólica frontera que marcaba el inicio de un cierto declive, hecho añicos. Como si tuviera 50 y los jóvenes le empujasen a pasarse ya al circuito de veteranos. Porque su cuerpo chirría en demasiadas articulaciones. Tres operaciones en la espalda en un margen de 18 meses le mantendrán de baja, al menos, hasta principios del 2016, tras quemar su cuarta década el 30 de diciembre. Su problema va más allá de su puesto número 394 en el ránking mundial, como una metástasis de reveses, psicológicos por la pérdida de confianza, técnicos por los cambios de entrenador, físicos por las molestias con las que vaga por el campo. Pero quizá sean las lesiones el elemento que comunica todos sus quebraderos, pues transforma su movimiento para no sufrir tanto dolor, por ejemplo. El atleta del golf, el deportista que llevó a toda una generación a los gimnasios, el modelo que animó a cambiar las siluetas redondeadas por los cuerpos esculpidos en máquinas...

Una lenta recuperación

La espalda, donde le retiraron a Tiger Woods un fragmento de disco que pinzaba un nervio, dibuja el eje de rotación de todos los movimientos en el golf. «Es una lesión bastante limitante porque el swing hace mucho trabajo en la zona lumbar. La rotación al final del giro es bastante lesiva, sobre todo en la parte baja. Pero resulta muy llamativo que se haya sometido a tres intervenciones tan seguidas», indica Luisa Ibáñez, traumatóloga de Polusa, el Lugo y el Breogán.

Ve a Woods ante una lenta recuperación. «Si aprietas un nervio mucho tiempo, lo primero que se daña es la transmisión, y por eso tarda mucho en recuperarse, al ritmo de entre un milímetro y medio milímetro por día», explica Ibáñez.

Muchos analistas sitúan el origen de los problemas de Tiger Woods en los entrenamientos salvajes a los que se sometió. Su exentrenador, Hank Haney, relató en un libro sus sesiones con los cuerpos especiales estadounidenses. «Lo militar se convirtió en el centro de su vida, y en 2007 Tiger probablemente fue a media docena de actividades de los seals? Su sentimiento era profundo. Tiger estaba considerando en serio hacerse un Navy seal».

«Se pasó en el concepto. Llegó a tener una musculatura excesiva debido a unos entrenamientos brutales. Y el exceso de físico pasa factura en lesiones a nivel articular», considera Kiko Luna, seleccionador español juvenil.

Presente complicado

El presente se tiñe de nubarrones para Tiger Woods. ¿Y el futuro? «Se operó por tercera vez de la espalda para erradicar el dolor. Eso limita a cualquiera. Lo tiene difícil al ser una zona tan importante en el golf, en la que se realiza el giro», añade Miguel Fidalgo, jugador profesional y preparador físico de la Federación Gallega. Gracias al trabajo de prevención de lesiones, la frontera de los 40 años ya no marca tanto como antes. Muchos profesionales celebran títulos cumplida esa edad. «Los jugadores hacen trabajo de estabilización lumbar y pélvica y aguantan más», explica la traumatóloga Luisa Ibáñez.

El perfil obsesivo de Woods le impulsó a acumular 14 grandes a los 32 años, a crecer a un ritmo nunca visto, al de los 18 majors de Jack Nicklaus. Hasta que su cuerpo, primero, y su mente, después, le frenaron. «Pudo perjudicarle su perfeccionismo», cree Fidalgo. Pero la influencia de la preparación del exnúmero uno en las generaciones posteriores resulta indiscutible: «No hay más que ver la tele. Salvo raras excepciones, no salen profesionales de menos de 30 años que no sean atletas. Todos aprendimos de la información que aportó».

«Woods se convirtió en un conejillo de Indias en la preparación, con un precio»

«Woods se convirtió en un conejillo de Indias, el pionero en la nueva preparación física del golf, y eso tiene su precio. El resto han aprendido de sus errores. Y la carga de trabajo ya no es la misma de hace cinco o diez años. Si antes se hacían ejercicios aislados para ganar fuerza y potencia, ahora están relacionados con el golf. En el gimnasio se insiste en movilidad y estabilidad de caderas, tronco y hombros, las zonas que trabajan en el swing», diferencia el preparador físico de golf Miguel Fidalgo

Tiger Woods cumplirá los 40 con un cuerpo muy dañado. «En un jugador de su talla, no se puede decir que no va a rendir en el futuro. El estado mental es clave. Pero creo que no rendirá en todos los campos, sino en algunos en particular que le vayan mejor para sus características. La lesión de espalda puede afectarle en las distancias o en otros aspectos», argumenta Kiko Luna.

Woods lleva tiempo combinando declaraciones optimistas con resultados desastrosos. Cada anuncio pierde algo más de credibilidad que el anterior. Ahora acaba de anunciarse que aceptó la invitación del capitán del equipo estadounidense de la Ryder Cup para ejercer como uno de sus cinco ayudantes en el 2016. Un rol que suelen ejercer golfistas veteranos. Pero Tiger, que ya renunció a jugar la anterior edición, para la que no había conseguido plaza por sus resultados, insiste en que su intención es clasificarse como uno de los doce jugadores para la cita del próximo otoño en Hazeltine (Chaska, Minnesota). «Cuando esté bien de salud, intentaré meterme en el equipo, pero en todo caso estoy emocionado de poder trabajar junto a Davis y el resto de vicecapitanes», asegura. Cuando reaparezca, ya cumplidos los 40, se verá.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Tiger Woods cumplirá los 40 hecho añicos