Piezas excepcionales, estilos difusos y un plató de leyenda

Madrid y Barça ganan, pero no encuentran su identidad antes del examen del Bernabéu


redacción / La voz

Cuando la época más gloriosa de la historia del Barça estaba a punto de agotarse, en el Madrid aseguraban que habían encontrado el antídoto frente a Guardiola. Era José Mourinho. Y si algo tenía el equipo elaborado por el portugués, es un estilo reconocible. Rácano para muchos. Lo hacía desplegarse al contragolpe, pese a la colección de recursos que manejaba desde el banquillo. Xabi Alonso, Özil, Benzema, Di María, Crisitano,... figuraban en una nómina que solo hallaba parangón en el eterno rival, donde se acariciaba el balón como quizás nunca nadie lo había hecho. Algunas posesiones de aquel Barça da la impresión de que aún no se acabaron. Por eso aquellos enfrentamientos eran tan especiales. No eran solo partidos de fútbol, eran duelos de estilo, de maneras de concebir la vida.

Desde entonces hasta ahora, la situación ha cambiado. Ni uno ni otro son tan reconocibles. Ahora son más camaleónicos, pasan de dominadores a dominados en apenas minutos. Mantienen o han incrementado sus colecciones de piezas excepcionales, pero las ideas semejan más difusas. Y esta tarde en el Santiago Bernabéu, como el Camp Nou, un escenario de leyenda, la pregunta que se está haciendo cualquier espectador no es quién ganará sino cómo -sobre todo el Madrid- se plantarán en el campo.

Dinámicas enfrentadas

Los de casa, de más a menos

El último tropiezo del Madrid ante el Sevilla, su primera derrota de la temporada, ha servido no solo para poner de relieve que a Cristiano le falta una marcha o que el equipo de Benítez es más frágil en defensa de lo que aparentaba, también ha ayudado a maquillar el arranque dubitativo del Barcelona, que, pese a ser líder en la Liga, acumula dos derrotas en once partidos. La temporada pasada, la del triplete, perdió cuatro en 38 jornadas. Además, los de Luis Enrique, encajaron ya 12 goles por los 21 con los que cerraron la campaña anterior.

Las bajas, clave

Benzema y Keylor, un mundo

El calendario jugó a favor del Barça cuando Messi se lesionó. Apenas partidos de nivel para medir si la dependencia del crac argentino es tan determinante en el rendimiento del conjunto blaugrana como se presume. Solo el Villarreal parecía llamado a medir a Luis Suárez y a Neymar. El brasileño respondió con un recital. Messi, aunque no al cien por cien, ya está recuperado. Luis Enrique recobra así una delantera de ensueño, capaz de golear sin llegar al galope. Al Madrid le pesaron más de lo esperado las bajas de Benzema y Keylor Navas. Al entrenador gallego Luis César le gusta decir que en el fútbol se gana y se pierde en las áreas. Sin el delantero, que estaba cuajando un arranque espectacular, con seis goles en seis partidos, y el portero, que fue coreado por Bernabéu en varias ocasiones, al Madrid se le bajó la persiana.

Posesión de balón

Por ahora gana el Barça

Si los encuentros se jugasen como indica el pasado, por lo hecho antes de esa fecha señalada, el Barça iría por delante en cuanto a la posesión. En los 11 partidos que ha disputado en Liga, ha tenido el control de la pelota durante el 65,2 % del tiempo. Por su parte, el Madrid, que en Sevilla presentó su perfil más desarbolado, hasta tal punto que el bloque de Emery se recreó con algún rondo, dispone del balón el 58,6 %. De todos modos, el Madrid ya demostró en París, frente al PSG, que es capaz de monopolizar un partido. Fue quizás su exhibición más solvente, la que desató la euforia entre la afición y la que le hizo recuperar a Benítez algo de crédito por parte de una grada que todavía no lo termina de ver con buenos ojos.

Remates a puerta

El Madrid genera más peligro

Pero si el Barça manosea la pelota más que el Madrid, al conjunto de Benítez le sobra colmillo. Llega hasta al área contraria con una facilidad sorprendente. Genera 20,4 ocasiones por partido, mientras que el Barça se queda solo en 17,5. Eso sí, la efectividad del Barcelona es mayor. El Madrid ha marcado 26 goles y el conjunto de Luis Enrique, 25.

La creatividad y el corsé

Marcelo e Iniesta, los puñales

Por lo menos a priori, este clásico no tiene pinta de que vaya a ser descosido. El respeto, la altura de temporada y la mentalidad de los dos entrenadores deberían mantener, al menos durante bastantes minutos, el orden y la pausa. Pero si hay dos jugadores que pueden reventar cualquier corsé, esos son Marcelo e Iniesta. El brasileño es un huracán desde la banda y el español, puro ingenio en el balcón del área.

Rafa Benítez: «Intentaremos ganar el partido atacando»

El Madrid es favorito. Así lo cree Rafa Benítez. Y para demostrarlo anunció que el equipo va a «atacar», y afirmó que se juega «tres puntos importantísimos» para seguir peleando la Liga «hasta el final».

«Jugamos en casa con nuestra afición, creo que somos favoritos. Tenemos enfrente un gran equipo, pero llegamos al partido confiados», declaró. «El Real Madrid -prosiguió- intenta ganar atacando, lo hacemos independientemente del equipo al que nos enfrentemos. Nosotros no nos fijamos tanto en el rival», añadió.

En este sentido, reconoció que afronta el duelo «con ganas e ilusión» y con la intención de «luchar hasta el final». «La manera de afrontarlo cambia mucho, depende del equipo que entrenas, no es lo mismo hacerlo con el Extremadura que con el Liverpool o el Madrid. El Madrid tiene que atacar, meter goles y llegar a la portería contraria, y eso es lo que vamos a hacer», explicó.

Además, el técnico madrileño apuntó a que el juego desplegado en el primer tiempo ante el Sevilla es «el camino» a seguir.

Luis Enrique: «Juegue o no Messi, la buena noticia es que está bien»

Luis Enrique anunció ayer en la previa del clásico que Leo Messi está «recuperado» y que es «la gran noticia» para los blaugranas, si bien no ha querido desvelar si estará en el once inicial o en el banquillo, pues prefería esperar a verle y hablar con él en el último entrenamiento y tomar una decisión consensuada.

«Veo entrenar a todos mis jugadores, sobre todo a los que se reincorporan tras lesión, y uno puede decidir pero repito, cada vez queda menos, no os impacientéis, son todo buenas noticias. Juegue o no juegue Messi, prefiero que juegue evidentemente, la buena noticia es que está recuperado», manifestó en rueda de prensa.

Así, que juegue de inicio o no el argentino depende de él mismo y de lo que acuerde con Luis Enrique. «Las sensaciones son positivas. Es la gran noticia para nosotros, está recuperado y en dinámica de grupo. Es evidente que no va a estar al cien por cien en el tema físico, imposible después de una lesión», argumentó el técnico que insistió en la alegría que le produce su vuelta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Piezas excepcionales, estilos difusos y un plató de leyenda