Nolito: «No podemos vivir con miedo»

Los internacionales, favorables a viajar a Bruselas, representar al país y actuar con normalidad


madrid / colpisa

La barbarie de París era el tema de conversación en la Ciudad del Fútbol, aunque los internacionales españoles tratan de pensar en temas más positivos. El amistoso de mañana en Bruselas (20.45 horas) está considerado de alto riesgo pero antes del último entrenamiento en suelo español, los internacionales se mostraron tranquilos y convencidos de que jugar era lo más oportuno.

«Si viajamos es porque hay una garantía de seguridad y de gente trabajando para que no pase nada. Sabemos que son momentos difíciles, a nadie le gusta pero estamos a disposición de la federación para jugar», explicó el barcelonista Marc Bartra. «Miedo siempre da cuando pasan estas cosas y mucho respeto, pero si lo pensamos no podemos vivir con miedo», dijo el céltico. «Nosotros somos unos mandados, si tenemos que jugar hay que jugar para representar a nuestro país; cuando pasan cosas así siempre hay miedo, pero no podemos vivir con ello. Ojalá no pase más».

Esa idea ha calado en el grupo de la selección. «No puedes dejar de hacer tu vida por lo que ha sucedido, no se puede vivir con miedo. Mando mis condolencias a las familias de la gente que ha fallecido, pero no puedes dejar de hacer tu vida», explicaba Óscar De Marcos.

En la concentración se buscó de modo constante pensar en cosas más positivas y así algunos de los internacionales se pusieron en contacto con Sergio Ramos, ausente en esta lista por lesión, para felicitarle por el nacimiento de Marco, su segundo hijo.

El minuto de silencio que se guardó antes de la sesión vespertina del domingo, en la que ya no estuvo Thiago, fue una muestra más del apoyo de la selección a los afectados por los atentados en París. Por ejemplo, Gerard Piqué, que en Alicante no quiso hablar tras una nueva pitada, apareció en las redes sociales para recordar la canción «Imagine» de John Lennon como homenaje a las víctimas del atentado de París. Su compañero Andrés Iniesta, como otros muchos, mandaba «cariño para las familias y el pueblo francés. Te quedas sin palabras...». Esa misma sensación tenía Juan Mata: »No tengo palabras. Mis pensamientos están con las víctimas y sus familias«. En el partido a disputar mañana en el estadio Rey Balduino a las 20:45 horas, en el que habrá una seguridad extrema, se guardará un minuto de silencio antes del inicio en memoria de las víctimas de los atentados, y el cuerpo arbitral y los jugadores lucirán brazaletes negros. Su rival, tiene una protección policial especial, primera medida de un país que cerró sus fronteras y pidió a los ciudadanos que evitasen viajar a París.

El seleccionador belga, Marc Wilmots, dijo tras ganar a Italia, que su victoria no significa nada «en un mundo que se ha vuelto loco». Lo manifestó horas antes de que la Unión Belga de Fútbol se reuniese de urgencia para adoptar medidas especiales de seguridad de cara al Bélgica-España. Decidieron que todo el mundo vaya sin mochilas o bolsos al estadio y se pide comprensión desde la alcaldía de Bruselas, ya que los controles especiales y registros que se producirán para acceder a la zona del recinto harán más lento el acceso a los asientes.

La Eurocopa no peligra

En el seno del grupo ha tranquilizado también que el presidente del Comité Organizador de la Eurocopa 2016, Jacques Lambert, asegurase que no se han planteado la suspensión del campeonato futbolístico del próximo verano en ningún momento y que solo con hacer la pregunta de anular la Eurocopa 2016 «hace sentirse orgullosos a los terroristas. No nos relajaremos en esta cuestión porque sabemos que el nivel de riesgo ha aumentado. Pero no hay razón para la suspensión. Tomaremos las decisiones necesarias para que la Eurocopa se celebre en las mejores condiciones de seguridad», explicó a L?Equipe.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Nolito: «No podemos vivir con miedo»