El deportista de élite no presume


Hay que dejar muy claro que los culturistas profesionales son deportistas de élite como cualquier otro: boxeadores, futbolistas, jugadores de hockey sobre patines... y hay que respetarlos como tales. Están sujetos a normas estrictas antidopaje. Otra cosa es el grave problema de la vigorexia y de la gente que acude a gimnasios porque su cuerpo no le gusta y quiere ciclarse por unas razones u otras. Son enfermos, aunque no sean conscientes de ello. Además, por las malas prácticas, su cuerpo sufre una desproporción anatómica absoluta. Son los que acuden a sustancias como anabolizantes a cualquier precio y sin importarles los efectos secundarios. Y si no pueden adquirirlos en persona, lo hacen vía internet. En estos casos, es como una droga. Y, de hecho, se suelen asociar al consumo de estupefacientes: cocaína, cannabis... Que ese tipo de gente esté introducida en el mundo del deporte, de cualquier deporte porque no es exclusivo del culturismo ya que existe también en otras disciplinas como la gimnasia, hace muchísimo daño a la actividad deportiva. No se puede meter a todos en el mismo saco. El deportista de élite no presume, no va de chulo enseñando su cuerpo en la discoteca, va tapado. Es un problema muy grave que roza la psiquiatría. Deben ser tratados por un especialista. En algunos gimnasios, que no en todos, lo que importa es lo que esta gente pueda pagar incluso aunque no tengan dinero, porque lo compran todo. Es un problema muy grave con muchos intereses económicos que aún lo complica más. Debemos educar a la gente ya.

Javier Pombo Prieto es traumatólogo, especialista en medicina del deporte y durante años fue habilitado para realizar controles antidopaje.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El deportista de élite no presume