Más pretendientes al anillo que nunca

Arranca la temporada, en la que Golden State defiende el título frente ante media docena de candidatos


redacción / la voz

Más abierta que nunca. La NBA está de enhorabuena. Si lo que pretende es una encarnizada lucha por el título en la temporada que arranca mañana lo ha conseguido. No es fácil rastrear en el tiempo otra campaña con tanta igualdad y candidatos a un anillo que defiende Golden State Warriors, pero que cuentan con al menos otra media docena de candidatos sólidos, todos con argumentos para cuestionar el trono de los guerreros de Oakland. Los primeros, en su conferencia, la Oeste, donde Houston, Clippers, Memphis, San Antonio o incluso Nueva Orleans prometen una dura batalla durante los 82 partidos de los 7 meses de fase regular; pero también en una Conferencia Este en la que LeBron James clama venganza desde Cleveland, Atlanta quiere repetir el éxito de la campaña pasada y los Bulls de Pau Gasol creen tener una buena oportunidad de volver al primer plano.

A Stephen Curry, mvp del curso pasado, y compañía les espera un camino pedregoso no solo para alcanzar la final de la competición, también para liderar la durísima competencia en el Oeste. Golden State es la referencia, por defender título, por estar bajo la batuta del mágico Curry y porque apenas ha variado la base que le llevó al triunfo. Eso sí, de inicio, en el banquillo no estará Steve Kerr -convaleciente de una operación de espalda- y su lugar lo ocupará Luke Walton.

James Harden -con permiso del Chacho, el propietario de la barba más reconocible del baloncesto mundial- tiene motivos para estar satisfecho con el esfuerzo que Houston ha hecho para dar un paso adelante. Tras enfrentarse a los Warriors en la final del Oeste hace unos meses, los Rockets creen estar en mejores condiciones que entonces. Fracasaron en su intento de convencer a Llull, pero cimentaron el proyecto con unos cuantos veteranos y Ty Lawson. Con Harden, Dwight Howard y Lawson los Rockets serán un rival incómodo para cualquiera. También para los Clippers, eternos pupas de la Liga y otra vez candidatos a todo con Chris Paul, Griffin y DeAndre Jordan y el refuerzo del veterano Pierce.

Marc Gasol tiene motivos para mirar el futuro con optimismo. A sus 30 años ha conseguido el contrato de su vida -cobrará 19,7 millones de dólares el primero de los siete años que ha firmado- y está catalogado como el mejor center de la NBA, pero su equipo, Memphis, parece haber tocado techo. David Joerger, su entrenador, ha conseguido que su equipo sea un calvario para cualquier rival, pero la mejor defensa de la Liga necesita frescura ofensiva y un fiable anotador exterior para ganar en consistencia. Mientras, deben de conformarse con apretar los dientes y sufrir cada victoria. Lo que saben todos es que Memphis será un rival incómodo para cualquiera, como los Spurs de San Antonio, la franquicia con más éxitos en los últimos quince años. Los viejos Spurs siguen en pie, con Popovich al frente y el trío incombustible: Tim Duncan (39 años), Ginóbili (38) y Tony Parker (33). Un grupo modélico y un peligro, sobre todo ahora que se les ha unido LeMarcus Aldridge.

El Este acoge menos equipos dispuestos darse de tortas durante la fase regular, pero conserva el aliciente de conocer el nivel de ambición de un LeBron que quiere ganar el primer anillo en Cleveland, su casa, y sacarse la espina de la final del 2015. Con la base del año pasado y el equipo sano, es la referencia de su Conferencia. Atlanta, sorprendentes líderes la temporada anterior, y Chicago necesitarán estar al completo y dar lo mejor de sí mismos para evitar que LeBron regrese a otra final. Y eso que la majestuosa actuación de Pau Gasol en el pasado Europeo no ha pasado inadvertida a ojos de los críticos estadounidenses. Los Bulls no se tomaron demasiado bien la eliminación frente a Cleveland y han buscado en el técnico Fred Holberg una nueva motivación tras la era Thibodeau. La exhibición de Gasol con España ha servido para convencer a los Bulls de que sus opciones pasan por dosificar al español Así que la salud de Derrick Rose -apenas ha jugado en pretemporada- y el físico de Gasol son las bazas de unos Bulls que aspiran a la final del Este.

Atlanta lideró el año pasado la fase regular del Este. Sin demasiadas figuras y con un atractivo juego coral cayeron en el penúltimo escalón con los Cavaliers. Han perdido a DeMarre Carroll, Antic y Elton Brand, pero han incorporado sangre nueva, con Tiago Splitter, Walter Tavares y Tim Hardaway jr. Si repiten la temporada pasada ya es un éxito, sobre todo porque entre sus rivales directos emergen los renovados Pacers de Indiana, gracias, sobre todo, al regreso tras un año en blanco de su estrella Paul George. Quizá sea pronto para que los Pacers ofrezcan su mejor rendimiento, pero están en disposición de aportar una de las imágenes más frescas y divertidas de la NBA más igualada de los últimos años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Más pretendientes al anillo que nunca