Antiviolencia propone multas a aficionados del Celta y Dépor

La Comisión dependiente del Ministerio del Interior propone multas de 7.000 y 60.000 euros para varios aficionados de los conjuntos gallegos


La Comisión Nacional Antiviolencia ha acordado proponer multas a varios aficionados del Celta y a uno del Deportivo. En el caso del equipo coruñés, la comisión dependiente del Ministerio del Interior, solicita una sanción del 60.001 euros a un seguidor del Deportivo que accedió al interior de Riazor en el partido contra el Espanyol teniendo en vigor una sanción con prohibición de entrada en espectáculos deportivos por un periodo de 12 meses. 

En el caso del Celta, la Comisión Antiviolencia propone una multa de 7.000 euros para cada uno de los 14 aficionados identificados -miembros del grupo radical del Celta- que, antes del inicio del partido amistoso entre el Racing y el Celta fueron interceptados por la Policía portando bates de béisbol y otros objetos contundentes con la clara intención de provocar una pelea con los aficionados del equipo local.  

En dicho partido, los seguidores del Racing se habían reunido, como hacen habitualmente, en una cafetería situada cerca de la carretera Alta del Puerto, a poca distancia del estadio de A Malata. Minutos antes del encuentro, un grupo de hinchas del conjunto olívico aparcaron sus vehículos en las inmediaciones de ese lugar y se dirigieron hacia el punto de reunión de los aficionados del Racing con la intención de pelearse con ellos. La Policía no tenía constancia del desplazamiento de aficionados del Celta, pero, no obstante, estaba alerta porque ya no era la primera vez que había enfrentamientos entre radicales de ambas aficiones. 

Expulsados «de por vida»

Ante tales incidentes, el club vigués tomó una decisión drástica: expulsar «de por vida» del estadio de Balaídos a los catorce detenidos en Ferrol y retirarles su carné de abonado a la entidad viguesa. Los detenidos en esta ocasión ya habían iniciado actos violentos en Vila do Conde a principios de agosto. En aquel partido de pretemporada en Portugal, más de una decena de ultras radicales comenzaron a intimidar e incluso a agredir, a aficionados del Paços de Ferreira. A renglón seguido se sucedieron las carreras en el exterior del estadio y cuando intentaron acceder a una grada diferente a la que estaban comenzaron a lanzar bengalas, impactando una sobre uno de los vigilantes de seguridad, provocándole quemaduras en una mano. El Celta mostró su total repulsa hacia actos como éste. El presidente de la entidad céltica, Carlos Mouriño, mostró su total repulsa y habló «de tolerancia cero» para con este tipo de radicales. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Antiviolencia propone multas a aficionados del Celta y Dépor