Sevilla - Borussia Mönchengladbach, duelo entre viejos conocidos 

Ambos quieren resarcirse del palo que les supuso ser apeados en la previa de su última participación y del mal comienzo liguero 


Sevilla y Borussia Mönchengladbach dirimen este martes, en el inicio de la fase de grupos de la Liga de Campeones, un duelo entre dos viejos conocidos que están obligados a enderezar su rumbo después de su mal comienzo de la temporada en su retorno a la Champions, cinco y 37 años después, respectivamente.

El conjunto español se ganó su plaza como campeón por segundo año seguido de la Liga Europa y el alemán como tercero de la Bundesliga, y regresan al máximo torneo europeo tras el palo que les supuso ser apeados en la previa de sus últimas comparecencias: el Sevilla por el Sporting Braga (2010) y el Gladbach por el Dinamo de Kiev (2012).

En su debut en el llamado «grupo de la muerte», el D, por el gran nivel de sus integrantes y que completan Manchester City y Juventus, ambos equipos reeditarán la intensa eliminatoria de dieciseisavos de final de la Liga Europa que vivieron la pasada campaña, que acabó con dos triunfos del Sevilla (1-0 y 2-3), aunque en un gran primer tiempo en la ida los alemanes malograron claras ocasiones de gol.

Tanto el Sevilla como el Borussia Monchengladbach, que mantienen a sus entrenadores, Unai Emery y el suizo Lucien Favre, llegan ahora al arranque de la Liga de Campeones en situaciones muy diferentes a las de entonces, pues en sus ligas nacionales no acaban de carburar y están abajo en la clasificación por culpa de sus pésimos inicios.

Los españoles no han ganado aún en sus cuatro primeros partidos oficiales, al perder la Supercopa de Europa con el Barcelona y llevar dos empates y una derrota en la Liga que lo mantienen tercero por la cola con 2 puntos. Peor aún le va a los alemanes, que son los colistas de la Bundesliga, tras cuatro derrotas consecutivas.

Ello hará que salgan al Ramón Sánchez Pizjuán, en un debut de postín en la Champions, a buscar un triunfo que les sirva de bálsamo y como trampolín para remontar el vuelo en el inicio de una temporada que se presentó muy ilusionante para ambos.

Los dos equipos se han renovado para esta campaña y ya no están jugadores clave de su último enfrentamiento en Europa, como el medio Kramer o el delantero Kruse en los germanos, y Aleix Vidal, Denis Suárez, Mbia o el colombiano Carlos Bacca en los españoles, además de que tanto unos como otros llegan a esta cita con numerosas bajas.

El técnico sevillista, Unai Emery, que no dará la convocatoria hasta el final del entrenamiento suave que dirigirá el mismo martes, ha asumido las lesiones como lances propios del juego, pero ha afirmado que tienen una gran ilusión por ganar el primer partido en la Liga de Campeones y confía en que su equipo dé su mejor versión.

Emery sigue con muchas bajas en defensa por las dolencias del francés Adil Rami y el luso Daniel Carriço, unida a la del argentino Nico Pareja -lesionado de gravedad en abril-, además de la de última hora del meta portugués Beto, por lo que volverá a suplirle el joven de 22 años Sergio Rico, como ya hizo en gran parte del curso pasado.

Sí se ha recuperado de un cólico renal el extremo francés Gael Kakuta, que partiría desde el banquillo, y la principal duda reside en si jugará de inicio Vicente Iborra o el galo Steven N'Zonzi para acompañar como mediocentro al polaco Grzegorz Krychowiak. Ante su desastroso inicio con cuatro derrotas en cuatro jornadas, el Gladbach visita al Sevilla en medio de una crisis que ha deteriorado la ilusión que producía su presencia en la Champions.

Sin embargo, los jugadores tienen la esperanza de que justamente el comienzo de la competición europea le sirva al equipo dirigido por Favre para revertir dicha situación a pesar de las bajas. La más sensible es la del centrocampista suizo Granit Xhaka, que tiene que purgar una sanción por una tarjeta roja de la temporada pasada que vio justamente en el segundo partido contra el Sevilla. Además, siguen convalecientes tres zagueros: el alemán Fabian Johnson, el español Alvaro Domínguez y el austriaco Martin Stranzl.

«Mi reto era llegar a la Champions»

Unai Emery, ha asegurado que su «reto» al llegar al conjunto andaluz era «llegar a la Liga de Campeones», por lo que su deseo es que ese paso no sea «efímero», ya que no ha renovado para quedarse en eso, ante lo que añadió que «si alguien viene a acomodarse» el sueño de «codearse con los mejores» durará «muy poquito».

«No queremos que este paso sea efímero, queremos una estabilidad a base de trabajo y de rendimiento. Yo no he renovado para quedarme aquí, quiero poder dar ese paso. Todos tenemos que exigirnos para que este disfrute no sea también una decepción. Mi reto era llegar a la Champions con el Sevilla, y no quiero que mañana se vaya», afirmó Emery en sala de prensa.

En ese sentido, añadió que aunque ve al grupo «concienciado», si «alguien viene a acomodarse» la andadura del equipo durará «muy poquito», en lugar de conseguir que la situación actual se convierta en una «realidad perdurable» para poder «disfrutar otra temporada» en la máxima competición continental.

«(No tenemos presión), lo que tenemos es autoexigencia, y no concibo en mi interior más que eso. Cuando queremos crecer, queremos que sea con resultados, pasando de Europa League a Champions o ocupando puestos de acceso directo. El rendimiento tiene que acompañar a esa ambición, en medio de una reconstrucción constante», explicó Emery.

Del mismo modo, consideró que «la Liga es la que marca la credibilidad máxima y la que marca el camino para conseguir los objetivos, así que no se puede dejar en segundo plano» con la disputa de la Liga de Campeones, en la que «la motivación está por encima de que el equipo encuentre su máximo rendimiento».

«La Champions es la ilusión de codearnos con los mejores y el reto es disfrutarlo y además ser competitivos. El equipo necesita un plus en cuanto a lo colectivo como una suma individual, y este grupo nos va a retar a ser alguien y hacer algo», repasó Emery sobre la complicada fase de grupos, donde espera «la mejor expresión» de los alemanes a pesar de su mal inicio en la Bundesliga.

Alineaciones probables

Sevilla: Sergio Rico; Coke, Andreolli, Kolodziejczak, Trémoulinas; Krychowiak, Iborra; Reyes, Éver Banega, Vitolo; Llorente.

Borussia Mönchengladbach; Sommer; Korb, Brouwers, Jantschke, Wendt; Nordveit, Stindl; Traoré, Hazard; Raffael; Hahn.

Árbitro: Pavel Královec (República Checa).

Estadio: Ramón Sánchez Pizjuán.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sevilla - Borussia Mönchengladbach, duelo entre viejos conocidos