España va muy justita

Los destellos de sus estrellas no disimulan la falta de físico y fondo de banquillo

Efe

a coruña / la voz

El engañoso 7-0 de la fase de preparación desembocó ayer en un retrato de carencias a cargo de Serbia. La subcampeona del mundo tiró de esa paleta que no poseen Bélgica, Venezuela o Macedonia y aireó las flaquezas de España. Una selección, la de Scariolo, que demostró ir muy justita de fondo de banquillo en cuanto se agotaron las fuerzas de sus estrellas. Ese grupo de jugadores de élite, asolado por las bajas, sí ofreció al menos destellos a los que agarrarse para pensar que un revés a la primera no decide un campeonato.

Lagunas en la rotación

Ni bases, ni pívots. Los constantes arreones que permitieron al combinado nacional empezar mandando y no descolgarse después fueron un espejismo propiciado por hombres del momento. Faltó continuidad y juego coral.

Gasoldependencia

A expensas del juego interior. El trío de altura (la presencia de Hernangómez y Claver fue testimonial y Aguilar no llegó a salir a pista) maquilló por turnos la derrota, plasmando la enorme dependencia española del juego interior. Y especialmente de Pau Gasol, único recurso ofensivo en el momento clave, e intimidador bastión defensivo. Cuando Pau se quedó sin fuelle, la selección se resintió; especialmente, en el tercer cuarto.

Mirotic tardó media hora en coger el punto y los bríos de Reyes acusaron el desgaste propio de la edad. Del exterior no llegó ninguna ayuda. Rudy fue un Guadiana y solo Ribas estuvo fino en el triple (firmó lo poco bueno del 3 de 19 con el que concluyó España). El nuevo jugador del Barcelona se convirtió en la mejor noticia del partido. Junto a Reyes fue la única luz que aportó el banquillo.

Una pizarra baldía

Lección de Djordjevic . Nada iluminó tampoco la pizarra de Scariolo, claramente derrotado por Djordjevic en la lectura del duelo. El italiano demostró al menos cierta valentía en el inicio, recurriendo pronto a la bisoña segunda unidad, pero nada brotó de sus tiempos muertos.

Cuando España se vio superada, el único recurso fue Pau. El catalán dio vida al equipo, pero dijo basta y no hubo más; y el torneo aún está arrancando.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

España va muy justita