Diez despropósitos de Florentino

El fiasco de De Gea engrosa la lista de grandes dislates del presidente del Madrid


Redacción / La Voz

Lo que sucedió el lunes en el tramo final del mercado de verano fue uno de los mayores reveses para Florentino Pérez como presidente del Real Madrid. La forma en la que se frustró el fichaje de David De Gea, el galáctico que tenía reservado para esta temporada, fue tan ridícula como asombrosa para el planeta fútbol. Y engrosa una larga lista de fiascos que emponzoñan una gestión en la que empiezan a emerger más puntos negros que momentos lúcidos. Y lo que es indudable es que Florentino cada vez cuenta con más detractores.

1 David de Gea o la historia de un problema fabricado

Resulta difícil de entender que después de las dos primeras jornadas en las que el Real Madrid no encajó ni un solo gol, que el conjunto blanco fuese a desembolsar 30 millones de euros, más Keylor Navas, por la contratación de David de Gea, quien finaliza contrato esta temporada con el Manchester United. La insistencia solo puede obedecer a un capricho del mandatario, máxime cuando el Bernabéu ovacionó a Navas el pasado fin de semana. Ahora la fallida operación ha logrado desestabilizar al portero titular del conjunto blanco, que ya sabe que lo quieren vender.

2 El enfrentamiento con Javier Tebas

Durante las negociaciones para la venta de los derechos audiovisuales de la Liga, el Real Madrid se enfrento al presidente del organismo, Javier Tebas. Desde Chamartín estaban descontentos con el operador que se había escogido y con la cuantía que iban a ingresar los clubes. Paradójicamente, la Liga fue la que recibió ayer la documentación del traspaso de De Gea fuera de plazo y, pese a que el Madrid en un momento determinado adujo problemas técnicos y valoró recurrir la inscripción del guardameta internacional, la patronal, dirigida por Tebas, se mostró tajante. No habría medida de gracia con Florentino.

3 Una especialidad: encarecer fichajes

El de De Gea es el último ejemplo, pero no el único. Más de cien millones de euros por Gareth Bale, 35 por el brasileño Danilo -cuando al lateral derecho también le restaba un año de contrato con su anterior equipo y el Madrid tenía esa posición cubierta con Carvajal y Arbeloa- o 40 millones por los derechos federativos de Asier Illarramendi son algunos de los ejemplos más recientes de la forma en la que todo lo que consigue Florentino es a precio de oro. Sus fichajes no tienen más secretos que sacar la chequera de los socios del Real Madrid a pasear.

4 El adiós de Casillas, otro error mayúsculo

Pero incluso más complicado de explicar que el caso de David De Gea fue el adiós de Iker Casillas. Toda una institución en el Real Madrid, el capitán, dejó el Bernabéu después de sentir que desde los despachos habían ensuciado su idilio con la grada. En Portugal, Lopetegui lo acogió con los brazos abiertos. Eso sí, el Madrid tuvo que pagar un dineral para desprenderse de una de sus leyendas, algo, sin duda, complejo de entender.

5 Sergio Ramos, de blanco a cualquier precio

La consecuencia de que Casillas saliese de mala manera del Bernabéu es que la afición giró la cabeza hacia el palco. Florentino no había medido bien el verdadero respaldo que el portero tenía entre los seguidores blancos. Por eso, cuando sintió el incendio cerca, declaró intransferible a Sergio Ramos y le dio al central sevillano todo lo que pedía para renovar: diez millones de euros limpios al año.

6 Del Bosque y el nuevo estilo del Madrid

El desmantelamiento de Florentino de los símbolos del Real Madrid no es nuevo. Le ocurrió a Vicente del Bosque. Ya había ganado dos Ligas de Campeones con el conjunto blanco, pero el presidente consideró que su imagen no era la apropiada para un Madrid global, con la obsesión de conquistar, además de títulos, mercados.

7 Mourinho y el antídoto contra el Barça

Tras la salida de Del Bosque en el 2003, ningún entrenador consiguió aguantar más de una temporada en el banquillo de Concha Espina. Carlos Queiroz, Camacho, Mariano García Remón, Vanderlei Luxemburgo, Juan Ramón López Caro, Fabio Capello, Schuster, Juande Ramos y Pellegrini -no todos fichados por Florentino, quien dejó el club en el 2006 y retomó la presidencia en el 2009- gobernaron al primer equipo. Ante la superioridad del Barça, Florentino contrató a Mourinho como antídoto. Los malos modos del portugués, muy alejados de los valores del Madrid, acabaron dividiendo al propio vestuario y a la afición.

8 La imagen deteriorada en el mundo del deporte

La era de Mourinho que duró tres temporadas y que concluyó -pese a que a Florentino le hubiese gustado que continuase- contribuyó a que la imagen del Madrid se deteriorase profundamente. La imagen del entrenador metiendo el dedo en el ojo a Tito Vilanova fue un borrón impropio de un club con la brillante historia del Madrid. La soberbia con la que ha actuado el presidente blanco tampoco ha servido para sumar simpatías.

9 Un balance de títulos desastroso

Lo cierto es que después de dispendios millonarios, de minar la imagen de club señorial que se había labrado durante años el Real Madrid, Florentino tiene un balance de títulos desastroso si lo comparamos con el de su eterno rival a lo largo de su mandato. Solo un dato: el Barça ganó el doble de Ligas y una Champions más.

10 Pérdida de poder institucional

El desprestigio del Madrid le ha llevado a la pérdida de poder institucional. Esto quedó de manifiesto cuando Florentino trató de tumbar el decreto que regulaba la venta centralizada de los derechos audiovisuales de los clubes y se quedó solo en el intento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Diez despropósitos de Florentino