Las cláusulas de disciplina militar impuestas a Balotelli por el Milan

El club rossonero vigilará de cerca el comportamiento de su nuevo fichaje. Los peinados extravagantes, las prendas de vestir estrafalarias y las salidas nocturas estarán completamente prohibidas en la nueva aventura del controvertido delantero

C. R.
Redacción

Balotelli ha vuelto al Milan, volverá a vestir la camiseta rossonera, sí; pero con algunas condiciones. Su nuevo contrato incluye varias cláusulas de buen comportamiento que el italiano se verá obligado a cumplir si quiere, por lo menos, gozar de minutos en la Serie A. Según palabras del propio presidente del club, Adriano Galliani, las condiciones impuestas en el nuevo acuerdo por el controvertido delantero están «basadas en las regulaciones que se aplican a los militares que prestan su servicio en la fuerza aérea italiana», así ha informado el diario deportivo italiano La Gazzeta dello Sport. El club pone, de este modo, todas las medidas posibles para que la acciones polémicas del futbolista no vuelvan a acaparar portadas.

El autoproclamado mejor jugador del mundo (solo reconoció que Messi «es un poco mejor» que él) ha visto como su carrera se estancaba en el momento en el que se decidía a conquistar el fútbol inglés. Un único gol en 16 partidos con el Liverpool hicieron que el club británico optara por buscarle una salida en la presente campaña. Balotelli llega al Milan prestado por un año y sin opción de compra. Parece que la promesa que se apresuró a realizar tras su reconocimiento médico, «vengo a trabajar duro y hablar menos», no ha sido una declaración tan honesta como para que en el club rossonero se fíen de él. 

Según La Gazzeta, desde el momento en el que el delantero plasmó su firma en el contrato, sus mensajes de Twitter, Facebook e Instagram son vigilados y monitorizados desde cerca, para dificultar en la medida de lo posible que el futbolista vuelva a dañar la imagen de la entidad milanesa. También le son prohibidos los cortes de pelo extravagantes, las prendas de vestir estrafalarias, la visita a clubes nocturnos... Toda su vida debe girar en torno a los entrenamientos, a los que por supuesto tiene que llegar con puntualidad, y tampoco le está permitido fumar ni beber alcohol.

A pesar de que sus inicios en el conjunto italiano hace ya algunos años fueron exitosos y no se produjeron incidentes, Balotelli perdió la paciencia frente a las cámaras después de que su rendimiento comenzara a flojear y fuera criticado por los periodistas. El delantero también fue suspendido tras un partido frente al Cagliari, en el que dirigió un gesto vulgar a los hinchas del equipo rival. Esta acción provocó que permaneciera alejado de los terrenos de juego durante tres jornadas. Aunque alejado del mundo balompédico, el italiano también fue sorprendido por un revisor cuando se encontraba fumando en el baño de un tren.

No obstante, sus salidas de tono milanesas se quedan en nada si se comparan con los incidentes de su primera etapa en Manchester. A sus conocidos enfrentamientos con Mancini se debe sumar la que posiblemente fue su mayor travesura. Balotelli provocó un incendio en su propia casa, después de estar junto a unos amigos «experimentando» con fuegos artificiales en su cuarto de baño. En esa ocasión el italiano salió ileso del accidente, habrá que esperar para saber si hace lo propio en su nueva andadura italiana.

Balotelli es sustituido tras un fallo clamoroso

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las cláusulas de disciplina militar impuestas a Balotelli por el Milan