Catar introduce reformas para acallar críticas por su modelo «esclavista» 

El organizador del Mundial del 2022 aprueba una reforma con la que los trabajadores de los estadios percibirán sus salarios con puntualidad. Más de 400 nepalíes ya han perdido la vida durante las obras de construcción de las instalaciones deportivas


Doha

Catar ha dado un paso «significativo» para garantizar el pago de trabajadores inmigrantes. El nuevo «Sistema de protección de los salarios» (WPS) pretende garantizar el pago de sueldos a más de 250.000 empleados extranjeros que trabajan, en su mayoría, en la construcción de infraestructuras vinculadas al Mundial de fútbol 2022. No obstante, las ONG ya han alertado de que el problema radica en la ejecución de la nueva reforma.

A partir del martes, todas las empresas están obligadas legalmente a aplicar la nueva normativa tras haberse beneficiado de un lapso de seis meses para su introducción. Según la nueva legalización, los trabajadores tendrán que percibir sus salarios cada quince días o cada mes en su cuenta bancaria mediante transferencia. El pago de los salarios a tiempo, en particular a los obreros, ha sido uno de los caballos de batalla de las ONG en Catar desde hace años.  Según un informe universitario del 2013 titulado «Un retrato actual de los migrantes de bajo costo en Catar», el 21 % de los trabajadores migrantes reciben sus salarios con retraso.

La nueva normativa establece que las empresas que no paguen a sus trabajadores a tiempo se exponen a multas de hasta 6.000 riyales (1.485 euros) y los responsables pueden ir incluso a la cárcel. Los que no cumplan estops requisitos tampoco podrán contratar a nuevos obreros y varios equipos de inspectores garantizarán durante los próximos meses el respeto de la legislación.

El WPS depende del ministerio de Trabajo, que enmarca este nuevo sistema en el compromiso asumido por el país para mejorar las condiciones de trabajo de los inmigrantes.

Sin embargo, las ONG se muestran distantes y recuerdan que el emirato no suele cumplir sus promesas. En un informe publicado en mayo, Amnistía Internacional acusaba a Catar de incumplir el compromiso, asumido en el 2014, de introducir reformas en estos sectores cruciales, entre ellos el pago de salarios, el sistema de apadrinamiento conocido como «Kafala» que deja al empleado a la merced del empresario o las restricciones para cambiar de empleador.

El ministerio catarí de Trabajo aseguró entonces que el WPS es reflejo de los «cambios significativos» introducidos en el país para contrarrestar la oleada de críticas que mancillan la organización del Mundial 2022.

 ¿Nuevo inicio?

Amnistía Internacional, que ha criticado la «lentitud» de las reformas en Catar, ha recibido con buenos ojos la introducción de un sistema de pago electrónico de los salarios. «En principio, es un paso positivo», declaró Mustafa Qadri, investigador de derechos de los inmigrantes del Golfo de Amnistía Internacional, preocupado por la forma en que se ejecutará esta medida a partir de este martes.

La ONG insta a las autoridades a que no cedan ante las presiones de los empleadores, y que no amplíen el periodo de adaptación y se aseguren de que el WPS se aplicará con rigor. No cabe esperar que 18 de agosto sea una «panacea. Tenemos la ley, pero ¿cómo se aplicará?», se pregunta Qadri, quien espera, no obstante, que esta fecha sea un nuevo inicio para Catar.

Las autoridades se han mostrado favorables en varias ocasiones a «un cambio eficaz y duradero» sobre todo en lo que respecta al pago electrónico de los salarios y mejores condiciones de albergue de los trabajadores inmigrados, principalmente procedentes de Asia.

Entre los cambios más reclamados por las ONG figura la reforma de la «kafala», un sistema de apadrinamiento polémico asimilado por muchos a la esclavitud moderna. Considerado la causa de todos los abusos a los trabajadores inmigrantes en Catar, la «kafala» es un problema fundamental, dice Qadri. Catar ha prometido abolirlo este año.

Más de 400 nepalíes fallecidos

Pero es que el problema va mucho más allá de las pésimas condiciones de trabajo en la que se ven obligados a desarrollar su labor. Más de 400 nepalíes se han dejado la vida durante las obras de contrucción de los estadios del Mundial. 

Según un informe ofrecido por el Comité de Coordinación para los Emigrantes Nepalíes, las proyecciones apuntan a que unos 4.000 obreros habrán muerto para cuando se concluyan las obras. 

Más de un millar de trabajadores han sido ingresados por caídas en obras en el principal hospital de Doha desde que en 2010 se designó a Catar como sede del Mundial. «Es simplemente inaceptable que uno de los países más ricos del mundo tenga a tantos trabajadores inmigrantes que están siendo explotados sin piedad, a los que se les roba su paga y que se quedan sin medios para sobrevivir», denuncia el secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Catar introduce reformas para acallar críticas por su modelo «esclavista»