El Barcelona busca póker de títulos ante un Sevilla tocado

dpa

DEPORTES

KIRILL KUDRYAVTSEV | Afp

El último enfrentamiento entre Barça y Sevilla por la Supercopa de Europa fue en el 2006 y acabó con victoria para los andaluces 

10 ago 2015 . Actualizado a las 19:49 h.

El Barça intentará conquistar el martes (20.45 horas) su cuarto título del año con la Supercopa de Europa, en un choque que le medirá a un Sevilla tocado por diferentes problemas físicos. El conjunto de Luis Enrique comienza la temporada con el listón muy alto después de conseguir el triplete gracias a los títulos de la Liga de Campeones, la Liga española y la Copa del Rey. El objetivo de este año es conseguir otros tres nuevos títulos y lograr el deseado sextete. La primera prueba para lograr este objetivo será en Tiflis ante Sevilla, actual campeón de la Liga Europa. Aunque los antecedentes no son buenos. La última vez que se enfrentaron Barça y Sevilla por la disputa de la Supercopa de Europa fue en el 2006 y los andaluces vencieron por 3-0. Ahora nueve años después vuelven a encontrarse frente a frente.

Pie de foto. Firma

Luis Enrique no prevé modificar, como viene siendo habitual su once base, al margen de las ausencias. Pedro sustituirá a Neymar (baja por paperas) para formar el tridente ofensivo junto a Messi y Luis Suárez, mientras Jeremy Mathieu ocupará la baja de Alba. La medular quedará para Sergio Busquets, Andrés Iniesta e Iván Rakitic. La principal duda para Luis Enrique está en la portería. A priori Ter Stegen tiene más opciones que el chileno Claudio Bravo, puesto que ha sido el último jugador en incorporarse al trabajo de los azulgrana tras ganar la Copa América con su selección.

El Sevilla afronta el duelo con bastantes problemas físicos. El mediocentro francés Steven N'Zonzi no podrá estar debido a la gastroenteritis causada por salmonela que sufre desde la semana pasada, motivo por el que también son duda los centrales franceses Adil Ramil y Kolo. Además tampoco podrán jugar el portugués Daniel Carriço y el argentino Nico Pareja, pues ambos centrales permanecen lesionados, lo que agrava los problemas en la zaga del conjunto de Unai Emery. «El Barcelona es favorito, pero nosotros tenemos la ilusión de poder ser la sorpresa. Sería un impulso para nuestra confianza, un impulso de fuerza y, sobre todo, una motivación grande para todos nosotros», explicó Emery.