España cae ante EE.UU. y se queda fuera de las medallas en waterpolo

Colpisa

DEPORTES

Alberto Estévez | Efe

Las actuales campeonas caen tras un mal inicio que les hizo arrastrar una desventaja de cuatro goles

03 ago 2015 . Actualizado a las 19:06 h.

Una rivalidad habitual en las piscinas que llegaba al Kazan Arena. El partido era de cuartos pero se sentía como una final anticipada: las campeonas olímpicas, Estados Unidos, contra las del mundo, España. Sin embargo, las expectativas eran buenas para las de Miki Oca porque las norteamericanas había fallado en la fase de grupos contra Italia y su equipo se había visto obligado a disputar los octavos de final ante Grecia, a las que superaron con claridad. Por su parte, las españolas se habían clasificado directamente para cuartos de final al quedar primeras de su grupo. No obstante, las españolas no se habían dejado engañar porque recientemente se habían enfrentado en la preparación para este campeonato, unos partidos que poco tuvieron de amistosos en cuanto a la intensidad.

Jennifer Pareja ganó el primer esprint, pero las españolas perdieron la pelota en ese primera ataque. Un contragolpe rápido de EE.UU acabó en las manos de Kiley Neushul, que superó a Laura Ester en el uno contra uno con facilidad. España no estaba acertada en ataque y tampoco la suerte acompañaba, con dos tiros consecutivos a los palos. Las de Miki Oca no aprovecharon las inferioridades en este cuarto inicial y desperdiciaron una doble expulsión de las estadounidenses, con grandes paradas de la portera Ashley Johnson, de 1'86 metros de altura. Un despiste defensivo español provocó el segundo gol americano, obra de Kaleith Gilchrist. Con dos goles de ventaja para EE UU se acababa un primer cuarto en el que España estuvo bien en defensa pero mal en ataque.

Pareja volvió a ganar la carrera inicial pero en el ataque nuevamente apareció Johnson para evitar el gol en superioridad. Una superioridad que sí aprovechó Rachel Fattal, quien ya había estrellado dos balones en el larguero, para poner el 3-0. La alta presión y la defensa adelantada estadounidense desconectaron el ataque español, que no encontraba la forma de acercarse a la portería. Fue en la cuarta superioridad cuando Anna Espar abrió el marcador para España, cuando ya habían transcurrido más de diez minutos de partido. La alegría que le duró poco al cuadro de Miki Oca porque en el siguiente ataque la propia Espar cometió penalti, una pena máxima que transformó Maggie Steffens para poner el 4-1.