Redacción

Nairo Quintana prometió lo que había anunciado en la previa. Un salvaje ataque, lanzado incuso a 60 kilómetros de meta, no dio tregua a Chris Froome, que las pasó canutas en el final de etapa, en la subida al mítico Alpe d'Huez, para defender su liderato en el Tour de Francia. El colombiano del Movistar, aliado con su compatriota y colega de equipo Winner Anacona, dinamitaron la carrera en las rampas de la cima alpina, obligando a Froome a defenderse con un esfuerzo sobrehumano de su compañero de equip Richie Porte. Al final, Quintana le sacó a Froome unos insuficientes 1.19 minutos, que aseguran la victoria del británico el domingo en París.

La etapa fue para el francés Pinot, que aguantó la fuga de la jornada y el empuje de un Quintana desatado, que por un momento imaginó poner el Tour patas arriba pero que al final se quedó sin triunfo de etapa y conformándose con el segundo puesto en la general.

El colombiano, obligado por las circunstancias, atacó en los dos puertos donde podría recortar tiempo con el líder de la general en una jornada de apenas 110 kilómetros pero tremendamente explosiva. No lo logró en Croix de Fer, con un Froome que recuperó el terreno perdido en el descenso, y asestó el último golpe en la subida a Alpe d'Huez aprovechándose de la energía de sus dos compañeros de equipo, Alejandro Valverde y Winner Anacona.

Pero el gran trabajo de los compañeros de Froome en el Sky sostuvo al británico en las peores rampas del último puerto del Tour, y al final el líder pudo respirar tranquilo al cruzar la meta tras llevarse un buen calentón. El ganador del 2013, que subió todo el puerto a rueda de Wouter Poels, primero, y de Richie Porte después, tenía una ventaja en la general de 2.38, por lo que salvó su maillot amarillo.

El tercero en París será el español Alejandro Valverde, que por vez primera subirá al podio del Tour de Francia, algo que celebró con un llanto incontenible en la línea de meta. El Movistar tendrá dos hombres en el podio y, además, ganará la clasificación por equipos y el maillot blanco que distingue al mejor joven, que será Quintana.

Pinot, superviviente de la escapada que se formó nada más comenzar la jornada, remató una brillante victoria con una renta de 18 segundos sobre Quintana. Es la segunda victoria de etapa del ciclista francés, tercero de la pasada edición, y que ya ganó en el 2012 en la estación alpina suiza de Porrentruy. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La exhibición de Nairo Quintana en Alpe d'Huez se queda corta