Redacción

El Tour de Francia se ha visto sacudido por una brutal caída que ha parado el desarrollo de la tercera etapa. A 59 kilómetros de meta, varios corredores se fueron al suelo en la punta dle pelotón, cayendo por el arcén derecho de la carretera y acabando muy cerca del poste de una farola. Muchos ciclistas se vieron implicados, entre ellos el líder Fabian Cancellara y Rui Costa, mientras que Tom Dumoulin parece el peor parado del suceso al tener que ser evacuado en ambulancia.

La carrera ha tenido que ser parada hasta en dos ocasiones, la última en el kilómetro 107 de la etapa, neutralizada hasta que se aclare la situación de los heridos en la caída. Dumoulin, Bonnet y Gerrans han sido ya confirmados como abandono tras el accidente. Poco después se sumaba a esa lista Dmitry Kozontchuk (Katusha). La carrera se reanudó 15 minutos después. En el momento de la caída marchaban escapados Bryan Nauleau (Europcar), Serge Pauwels (MTN-Qhubeka), Jan Barta (Bora-Argon 18) y Martin Elmiger (IAM), con el pelotón muy cerca. 

La falta de ambulancias, después de que dos caídas consecutivas ocuparan a las cuatro presentes en la carretera, obligó a los organizadores del Tour a neutralizar la carrera, explicó al final de la etapa Christian Prudhomme, director de la carrera. «No podía lanzar al pelotón adelante, con todos los favoritos, sin la asistencia de otras ambulancias», indicó Prudhomme, que señaló que fue «una decisión excepcional ante una circunstancia excepcional».

La orden fue tomada «conjuntamente por los organizadores y por los comisarios de la Unión Ciclista Internacional (UCI)», agregó. Prudhomme señaló que en el momento de las dos caídas había 4 ambulancias y dos coches médicos, todos ellos ocupados en atender a los damnificados. «Hubiera sido temerario no parar la carrera, asumo la decisión y sus consecuencias», señaló el director del Tour, que reconoció que muchos ciclistas le criticaron duramente.

Las vértebras de Cancellara

El suizo Cancellara anunció a última hora de la tarde que se había fracturado dos vértebras en la brutal caída. Pese a la violencia del impacto, Cancellara siguió rodando y llegó a cruzar la meta situada en Huy, pero las pruebas médicas a las que se sometió posteriormente desvelaron que lo hizo con dos vértebras fracturadas, concretamente la L3 y la L4, según detalló su equipo a través de un comunicado.

«Esto es increíblemente decepcionante para mí. El equipo estaba a tope con el maillot amarillo y estábamos muy motivados para defenderlo. Hemos tenido un montón de caídas y lesiones desde el principio de la temporada y, después de un gran día, ha vuelto la mala suerte», lamentó el ciclista helvético tras confirmarse su abandono.

Tras dos jornadas holandesas el pelotón del Tour de Francia se adentraba en Bélgica para la tercera jornada, 159,5 kilómetros llanos en su primera parte y escarpados al final, con la meta situada en el Muro de Huy, un final inédito de prestigio para la Grande Boucle. Los nervios para buscar una buena posición de cara al explosivo final de etapa pueden explicar la fuerte caída.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Una fuerte caída obliga a neutralizar la tercera etapa del Tour de Francia