Pues a Escañuela sí que le amargó un dulce


Seguramente, Escañuela se lo pasó bien cuando lució la barba y la capa del rey Gaspar. Repartió caramelos, muchos caramelos. Más de un millón podría haber comprado con los 12.700 euros de la Fundación del Tenis Español que dedicó a dulces para la cabalgata. Qué paradójico resulta ver que bajo el noble gesto de representar a un rey mago se puede esconder la no tan noble acción de despilfarrar un dinero ajeno. Aquellos dulces han terminado por amargar su presidencia en la federación. Los dulces, y un modo de gobernar que estaba condenado a un final tan deshonroso como el que está teniendo. Porque ni siquiera ha tenido la habilidad de ganarse el afecto de las grandes figuras del tenis español. Un Escañuela apoyado por Nadal y compañía, habría sido más difícil de derribar. Incluso caramelos mediante. Pero ha pecado en la gestión y ha pifiado en la política.

Ahora, el CSD ha iniciado los trámites que concluirán con su inhabilitación indefinida. Y, veremos con el tiempo si su asunto no acaba dirimiéndose en los tribunales.

Pero mientras Escañuela cae en la hoguera de la legalidad, otros guardan largos silencios, escondidos en sus despachos, esperando que pase el temporal. Es el caso de Villar, debilitado, claramente desprestigiado y bajo sospecha. Sobre el pesa un expediente de reintegro de ocho millones por no justificar los gastos en campos de fútbol. Y, por otro lado, está su negativa a ser auditado por el CSD. El caso, no es exactamente el mismo que el del tenis. De ahí que a Villar todavía no se le ha abierto expediente en el TAD, pero en el caso de que sostenga en el tiempo su postura obstruccionista a la fiscalización, en buena lógica, la maquinaria legal del CSD debería emprender el camino que ya ha trazado con Escañuela. Porque en contra de lo que pretenden hacernos ver este tipo de personajes, no estamos ante una guerra personal entre Villar y Cardenal; o Cardenal y Escañuela. Estamos ante un desafío al estado de derecho que es desde todo punto de vista inadmisible. La ciudadanía y el mundo del deporte en particular deben saber que en España se acabó el tiempo en el que los villares y los escañuelas campaban a sus anchas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags

Pues a Escañuela sí que le amargó un dulce