Si hubieran sido tratadas como los hombres....


Las últimas revelaciones de las jugadoras de la selección española de fútbol, y en especial de la gallega Vero Boquete, deberían poner colorado al máximo dirigente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar.

El controvertido presidente no solo despreció profundamente a las mujeres del equipo nacional al no ir a Canadá en lo que era el primer partido de la historia de España en un Mundial, sino que ni siquiera tuvo el detalle de ponerse en contacto con el equipo tras su eliminación.

Las mujeres lideradas por Boquete han sido ninguneadas y despreciadas hasta el punto de que, sin duda, han sido las que en peores condiciones han preparado el torneo, sin ni siquiera disputar encuentros amistosos. El seleccionador lleva 27 años en el puesto y su relación con la plantilla parece que no ha sido la adecuada. De hecho, la propio Boquete ha dicho que desde que quedaron eliminadas tampoco han escuchado una palabra del técnico: «Desde que acabó el partido no hemos tenido ninguna conversación ni ninguna referencia del presidente de la federación, ni del seleccionador (Quereda), ni del responsable de la expedición». Está todo dicho.

Queda claro que Villar sigue anclado en un pasado prehistórico, en una era en la que el fútbol femenino era una anécdota, algo pintoresco, pero poco serio. Y las cosas ya no son así. Nada es lo que era cuando Villar se hizo con la presidencia de la federación. El espacio dedicado en los periódicos, el minutaje en la radio y en la televisión y las audiencias en las retransmisiones, evidencian que tanto la sociedad como el propio fútbol han dado un paso hacia adelante. Las de rojo han dejado de ser simplemente las chicas para adquirir la categoría de futbolistas, en muchos casos auténticas profesionales que aunque no ingresan precisamente millones de euros, sí que acreditan una dedicación difícil de igualar.

Por todo ello necesitan también un presidente moderno y considerado, que tenga la suficiente sensibilidad con sus representados y representadas y que cumpla con las obligaciones de su cargo. A Villar parece que en los últimos tiempos solo le preocupan sus conspiraciones y escapar de la tormenta que viven la FIFA y la federación. En uno y otro lugar está bajo sospecha.

España no habría ganado probablemente el Mundial, pero si Boquete y compañía hubieran sido tratadas como los hombres, quien sabe hasta dónde habrían llegado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Si hubieran sido tratadas como los hombres....