Los Bulls vuelven a caer lastrados por la lesión de Pau Gasol

El equipo de Chicago se coloca por detrás en la serie (3-2) tras caer ante los Cavaliers por 106-101


Houston

La ausencia por segundo partido consecutivo de Pau Gasol volvió a pesar como una losa en el juego interior de los Chicago Bulls, que perdieron ante los Cavaliers por 106-101 en el quinto encuentro de la eliminatoria de semifinales de la Conferencia Este, que ahora dominan los de Cleveland por 3-2.

Si el base estelar de los Bulls, Derrick Rose, dijo al concluir el cuarto partido que la baja de Gasol, lesionado con una contractura muscular en la pierna izquierda, había sido «devastadora», en el quinto lo fue todavía más, pues su sustituto, el ala-pívot Taj Gibson, resultó expulsado por falta flagrante a dos minutos de haber comenzado el cuarto periodo.

Es cierto que los Bulls a partir de ese momento supieron reaccionar y jugaron su mejor baloncesto ofensivo, al reducir su desventaja de 17 a dos puntos (101-99), con menos de dos minutos por jugarse.

Hasta ahí, todo el mérito para la filosofía del entrenador de los Bulls, Tom Thibodeau, que no se preocupa por el jugador que no está en el campo sino por el que sale a competir; pero, al final, el equipo de Chicago echó en falta no solo los promedios de 15,1 puntos y 9,9 rebotes que ha aportado Gasol en lo que va de la fase final, sino su clase, su experiencia y su saber definir en los momentos decisivos.

Cuando se pusieron a dos puntos y volvieron a meterse en el partido, a los Bulls les faltó el líder que pudiese aglutinar ese esfuerzo y completar la remontada.

Sí lo tuvieron los Cavaliers por partida doble, con el alero LeBron James y el base Kirye Irving, que en los últimos 17 segundos anotó los cuatro tantos desde la línea de personal que sentenciaron la victoria de su equipo. James se comportó en el campo como el mejor jugador de la liga y aportó un doble-doble de 38 puntos y 12 rebotes, con seis asistencias y ninguna perdida de balón.

Rose no tuvo la mejor noche, anotó solo 7 de 24 tiros de campo (16 puntos), y para eso llegó Gasol a los Bulls, para ser el jugador que ocupase su puesto de estrella y líder en los momentos decisivo.

Pero Gasol no estaba en la pista del Quicken Loans Arena, sino en el banquillo, sentado, vestido de calle, frustrado por no poder ayudar a sus compañeros y al equipo a luchar por una victoria que hubiese sido factible de conseguir, como lo fue el primer partido de la eliminatoria cuando el jugador de Sant Boi pudo competir.

Los Bulls han comprendido que, a pesar de que Butler y Rose puedan jugar a su máximo nivel, sin Gasol en el campo no pueden ganar a los Cavaliers con James pleno de inspiración y liderazgo.

Rose reiteró al concluir el quinto partido que la motivación del equipo estaba más alta que nunca, pero a la hora la verdad, la ausencia de Gasol en el juego defensivo se hizo sentir al capturar rebotes y lo mismo cuando necesitaron anotar los tantos decisivos, que el jugador español sabe cómo hacerlo mejor que nadie.

Y si no, que le pregunten al escolta Kobe Bryant y a Los Ángeles Lakers de qué manera consiguieron los dos últimos títulos de liga que tienen en su poder.

Además, el poder físico de Gasol, nunca agresividad, intimida al rival, aunque sean los Cavaliers, que han sabido aprovecharse de su ausencia más que nadie.

Aunque no se sabe en qué condición física se encuentra Gasol y qué grado de recuperación de la lesión ha logrado con el descanso, si los Bulls quieren tener alguna posibilidad de ganar el sexto partido y no quedar eliminados necesitan la presencia del jugador de Sant Boi, aunque solo sea para que aporte el equilibrio emocional y táctico que les ha faltado en los dos últimos encuentros.

Gasol, de 34 años, que durante la temporada regular fue irónicamente el jugador más saludable y resistente del equipo y solo se perdió cuatro partidos, dijo antes del encuentro del martes que todavía no había podido hacer carrera completa, pero nadie duda de que el jueves, tiempo de vencer o morir en los playoffs, el internacional español estará en la pista del United Center de Chicago.

Mientras el ala-pívot hispano montenegrino, el novato Nikola Mirotic, siguió sin tener su mejor inspiración encestadora, y en los 18 minutos que jugó aportó 10 puntos al anotar 2 de 7 tiros de campo, incluido un triple en tres intentos, y 5 de 6 desde la línea de personal.

El exjugador del Real Madrid capturó dos rebotes, que fueron ofensivos, dio una asistencia y puso un tapón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los Bulls vuelven a caer lastrados por la lesión de Pau Gasol