Suspendido el atleta Mohamed Marhoum tras un positivo por EPO

Este año había sido campeón de Europa de cross con el club JCOE Guadalajara y campeón de España individual


Formaba parte del equipo nacional desde hace más de un año, acababa de proclamarse campeón de España de cross y tenía en mente su participación para los Juegos Olímpicos de Río 2016. Toda una carrera meteórica que una posible suspensión por dopaje puede tirar al traste.

Estos datos se corresponden con el fondista nacional Mohamed Marhoum, ese niño que con tan solo 9 años cruzó la frontera que separa Ceuta de Marruecos para labrarse un futuro mejor y que hizo del atletismo su forma de vida desde hace relativamente poco tiempo (unos siete años).

«No me lo puedo creer, ¿seguro», así se expresaba hoyel profesor Serafín Becerra, uno de las personas que en Ceuta ayudó en sus primeros pasos a Mohamed Marhoum ya que fue uno de los impulsores para que practicara el atletismo.

Serafín Becerra es uno de los muchos sorprendidos esta mañanaante el anuncio de la suspensión cautelar por dopaje del competidor nacional tras dar positivo por eritropoietina (EPO) en un control practicado por la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (Aepsad), informaron fuentes cercanas al caso.

El JCOE Guadalajara, club al que pertenecía el atleta de origen marroquí, solicitó hace varias semanas su baja a la Federación por el incumplimiento reiterado de las normas.

«Siempre tenía unas condiciones físicas envidiables para correr, no creo que fuera necesaria ninguna ayuda extra», ha señalado el propio Serafín Becerra entre la incredulidad y su vuelta a la pregunta de que si estábamos en lo cierto o se trataba de una «broma pesada».

Mohamed Marhoum, nacido en el año 1991 en la población de Castillejos -a escasos dos kilómetros de la frontera con Ceuta-, fue uno de esos llamados MENA (Menores Extranjeros no Acompañados) que suele tutelar la Ciudad Autónoma para que no se encuentren desamparados en la ciudad.

Entró en la ciudad con 9 años con su hermano Bilal, regresó a su casa y posteriormente volvió a cruzar la frontera con 11 años, estableciéndose en el centro de menores de La Esperanza, junto al resto de menores marroquíes que entran en la ciudad.

En diciembre del 2007 corrió su primera carrera, impulsado por Serafín Becerra y por el tristemente fallecido Alfonso Lozano, el que fuera su primer entrenador. Corrió la San Silvestre y su actuación hizo pensar a muchos de que estaban ante un gran campeón.

Así fue. Abandonó la ciudad en dirección a la Residencia Joaquín Blume y empezó una racha victoriosa, sobre todo a raíz de que en julio de 2011 jurara la Constitución Española.

Mohamed Marhoum siempre había dicho que quería devolver a España todo lo que este país le había dado y deportivamente cumplió con creces con su palabra. Primero fue campeón de Europa por equipos con España en Belgrado (2013) y este año había sido campeón de Europa de cross con el club JCOE Guadalajara y campeón de España individual.

Toda esta trayectoria había servido para convertir a un «niño de la frontera» en un auténtico campeón que evidenciaba ser un ejemplo de superación a base de constancia, sacrificio y amar el atletismo.

Hoy todas sus gestas se ponen en entredicho por esta suspensión cautelar que, de momento, han frenado una trayectoria que le ha hecho descender del cielo al infierno en un abrir y cerrar de ojos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Suspendido el atleta Mohamed Marhoum tras un positivo por EPO