La Liga «ilegaliza» a Riazor Blues

La Voz A CORUÑA / LA VOZ

DEPORTES

Cabalar | EFE

Solo reconocerá a los grupos de aficionados que cada club incluya en su libro de registro, entre los que no podrán figurar ninguno que se autodenomine ultra o que tenga un historial violento

12 mar 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Riazor Blues tiene los días contados como grupo de aficionados en los campos de fútbol. Así lo ha decidido la LFP que, mediante una circular de obligado cumplimiento desde el próximo fin de semana, exige a sus clubes que prohíban la entrada al estadio a los grupos «que reivindiquen el término ultra u otros de naturaleza análoga o similar que se agrupan en sectores perfectamente identificados de los estadios donde se muestren elementos identificativos de ese grupo o colectivo».

La Liga quiere erradicar del fútbol a los radicales desde esta semana. Cualquier exhibición pública de hinchas que no hayan sido reconocidos oficialmente en el libro de registro de cada club, será denunciada por los informadores que acudirán a los campos.

Libro de registro

Es obligatoria la inscripción de los colectivos de aficionados. La Liga anima a los clubes a realizar «las invitaciones, acciones y campañas oportunas para que aquellos grupos o colectivos de aficionados que no se encuentran en la actualidad en el Libro-registro, al objeto de que procedan a su inmediata inscripción, de conformidad con las obligaciones dispuestas en la legislación vigente aplicable».

Aquellos que, como los Riazor Blues en el Deportivo, no acepten esta premisa, no podrán «recibir cualquier tipo de reconocimiento, o mención en las páginas web y perfiles oficiales de redes sociales del club/SAD, apoyo, cobertura, dotación de infraestructuras o de cualquier tipo de recurso por parte de los clubes», al quedar prohibido por la LFP. Estos grupos no serán reconocidos como seguidores, ni recibir ningún tipo de apoyo.

El Real Decreto 203/2010, de 26 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de prevención de la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte recoge en su artículo 21 que «la gestión deficiente o la inexistencia del libro registro constituye una infracción grave de acuerdo con lo previsto en el artículo 21.2.d) de la Ley 19/2007, de 11 de julio». La sanciones a los clubes irán de los 3.000 a los 60.000 euros e inhabilitación para organizar espectáculos deportivos hasta un máximo de dos meses». Además, la Liga podría imponer sus propios castigos.

Distintivos

No se podrá acceder al estadio con bufandas ni otros elementos de los Riazor Blues

Dado que los grupos que no sean inscritos en el Libro-registro de aficionados no podrán ser reconocidos como tales, nadie podrá acceder al estadio con cualquier distintivo de ese colectivo. Es decir, ningún hincha podrá entrar en ningún campo con bufandas, camisetas o cualquier otro elemento que ponga el nombre de Riazor Blues. Además, el club deberá impedirles que pongan la pancarta en el campo y no podrán entonar cánticos cuya letra contenga el nombre de la agrupación. Esto es, cánticos como «somos los Riazor Blues, viajamos en autobús...».

Todo esto en la práctica, supone la ilegalización de grupos ultras como los Riazor Blues, cuyos integrantes podrán acceder al campo sin identificarse con los colectivos prohibidos.

Permisos

Cualquier agrupación «legal» deberá pedir permiso al club para mostrar una pancarta. Más allá de la prohibición de no acceder al estadio con distintivos ultras, aquellas agrupaciones que sí estén registradas de forma oficial deberán pedir permiso a los clubes en el caso de querer lucir algún elemento colectivo que, obviamente, cumpla con la legislación de prevención de la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia. A su vez, la entidad deportiva solicitará permiso al coordinador de seguridad. Del mismo modo, si la Liga de Fútbol Profesional requiere información al respecto, esta debe ser remitida con al menos 48 horas de antelación a su exhibición.