Liderar un derbi desde la propuesta futbolística


Alumno y maestro en otros tiempos se volverán a encontrar en el campo de juego. Como si de un tango se tratara, el primero, Caminito, el segundo, Volver, son sinónimos adecuados para sus respectivas trayectorias. Berizzo, discípulo futbolístico en su momento glorioso de un Víctor Fernández vestido de celeste, tratará de aportar la sabiduría adquirida tras la enorme influencia vivida bajo la sombra aristotélica de un clásico como Marcelo Bielsa, holista y amante de la retórica, del discurso argumentado en la fuerza de la razón. Dos estilos diferentes amparados en una trayectoria puntual que los obliga a encontrarse tras momentos delicados.

Víctor Fernández, con un fútbol caracterizado por desordenar al rival a través del pase corto, tantos como hagan falta para encontrar el camino adecuado para marcar gol, gestor del balón y del tiempo hasta ver la opción para que los diferentes ofrezcan su versión, Cavaleiro y Lucas Pérez dispuestos a romper el ritmo para encontrar otra armonía que los lleve al apoteósico final. Berizzo, quien gusta del espacio, de la sorpresa, del ritmo vertiginoso en los inicios para aprovechar la ruptura con estiletes de filo peligroso y engaño fácil, Orellana y Nolito, dos jugadores de requiebros demoníacos y dolorosos a la vista cuando nos superan la espalda.

Deportivo y Celta ofrecerán dos particularidades estratégicas que harán del derbi un partido rico en matices. Dos caminos para alcanzar el mismo objetivo, la victoria. La necesidad acucia a ambos porque en estos duelos no hay punto medio, la victoria se saborea de forma diferente, la derrota deja un reguero de amargura que tarda más de lo habitual en pasar. El empate no es más que el reflejo de una anulación mutua, solo vale para justificar un esfuerzo pero no el arte de llevar a término el plan previsto, aquel que de antemano nos permite soñar con la noche perfecta.

Víctor buscará hacerse fuerte en su feudo con armas adecuadas al perfil de sus jugadores, el Toto tratará de potenciar un entorno en el que los suyos se sientan cómodos, dominando sus momentos en los que mostrar dientes afilados que al morder dejen huella indeleble de su paso.

Deportivo y Celta regalarán argumentos futbolísticos y criterios abiertos al análisis y sobre todo fútbol cargado de valor. Tras la contienda solo quedará agradecer el esfuerzo, algo que viene implícito en el propio juego y sobre todo la intención de agradar, algo que está dentro de los principios básicos que definen a ambos equipos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Liderar un derbi desde la propuesta futbolística