Luis Enrique vive en tensión

En Inglaterra señalan que Óscar García podría ser su sustituto en el Barça


El entrenador del Barcelona, Luis Enrique Martínez, aseguró que el día que sus jugadores no le sigan, dejará el banquillo azulgrana, una circunstancia que, según ha dicho, aún no se ha producido. En la previa del vital partido liguero de hoy ante el Atlético de Madrid, el técnico asturiano ha defendido a sus ayudantes, al afirmar que «el responsable de todo lo malo» es él y ha subrayado que está «preparado para asimilarlo».

«El día que vea que mis jugadores no me siguen, ese día lo dejo, y eso aún no ha pasado», ha aseverado Luis Enrique en una rueda de prensa un tanto tensa en la que ha salido del paso de las informaciones sobre su futuro en el banquillo del primer equipo. El asturiano ha preferido no «alimentar polémicas» sobre su futuro, si bien al ser preguntado sobre si siente respaldado por la directiva, se ha mostrado un tanto enigmático: «No se trata de sentirse respaldado o no; se trata de hacer mi trabajo». Y, en este sentido, el técnico asturiano ha añadido: «Me siento reforzado, optimista, con muchas ganas e intento dar la mejor versión de mi mismo».

En una comparecencia marcada por la situación enrarecida del equipo y las especulaciones sobre una supuesta mala relación entre él y la estrella del equipo, el argentino Leo Messi, Luis Enrique ha dicho sentirse «centrado y motivado» en lo que puede controlar.

No obstante, ha admitido que existe cierta «tensión» en el ambiente, algo que, según ha pronosticado, acompañará al equipo a lo largo de la temporada. «Somos especialistas a adaptarnos a la posición que sea. Nuestra afición también esta cansada de escuchar ?dimes y diretes?. Nuestro objetivo es hacer felices a los aficionados», ha añadido el técnico.

Más contundente se ha mostrado cuando ha sido cuestionado por el papel del psicólogo del equipo, Joaquín Valdés, en la última semana: «El máximo responsable soy yo. Acepto de una manera respetable cualquier crítica, cualquier situación, pero es de bastante mal gusto criticar a mis colaboradores y auxiliares. Me gustaría que os centrarais en mí. Es de mal gusto, bastante injusto y no se lo merecen. El responsable de todo lo malo, soy yo y estoy preparado para asimilarlo».

En una situación ambiental un tanto enrarecida, el Barcelona recibe mañana al Atlético de Madrid, un rival que, según el técnico azulgrana, es «candidato a ganarlo todo».

Suena Óscar García

Mientras Luis Enrique se defiende, en Inglaterra ya han publicado que el exjugador culé Óscar García, antiguo entrenador de Brighton, Watford y Macccabi Tel Aviv, puede ser el elegido por el presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, para sustituir al asturiano como técnico del equipo azulgrana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Luis Enrique vive en tensión