Messi tensa la cuerda con Luis Enrique

El astro argentino no se ha ejercitado en la última sesión de entrenamiento, poniendo de manifiesto su mala relación con su actual técnico


Redacción

El Barcelona empieza el año inmerso en un clima de tensión e incertidumbre alimentado por los malos resultados. Y es que la derrota en Anoeta ante la Real Sociedad en el primer encuentro del 2015 ha destapado el desencuentro patente entre el entrenador, Luis Enrique y la estrella del equipo, Leo Messi.

Tras el regreso de las vacaciones de Messi, que junto a Neymar y Dani Alves gozaron de algunos días más de descanso que el resto de sus compañeros volviendo el día 2 de enero, ya se han producido varios desencuentros que ponen de manifiesto la mala relación entre técnico y jugador.

El primero de ellos tuvo lugar en el entrenamiento previo al viaje a San Sebastián para enfrentarse a la Real Sociedad. Según cuenta el diario El Mundo Deportivo, Luis Enrique estuvo especialmente exigente con Messi durante toda la sesión de trabajo y, durante un partidillo en la misma, el argentino tuvo un encontronazo verbal con el entrenador, que ejercía de improvisado colegiado. Lejos de ser una situación habitual, muchos de los miembros de la plantilla se sorprendieron por el tono en el que se produjo dicho incidente.

Dos días después de ese cruce de palabras, Luis Enrique tomó la decisión de alinear en Anoeta a un once revolucionario, marcado por la ausencia de muchas de las estrellas del equipo como Neymar, Dani Alves, Rakitic, Piqué o el propio Leo Messi, que empezaron el encuentro en el banquillo, en una decisión poco comprensible para la plantilla. Pese a que recurrió al argentino en el descanso, el encuentro acabó con derrota azulgrana por 1-0 y, según han publicado varios medios de comunicación, la mala imagen y la incomprensión en muchas de las decisiones del entrenador han agotado la paciencia de Leo Messi, quien considera a Luis Enrique el gran culpable de los malos resultados y el mal juego del equipo y le ve incapaz de cambiar la dinámica de los azulgranas.

Esta mañana, el argentino ha vuelto a dar un paso más en esta turbulenta relación con su entrenador y no se ha ejercitado en la sesión de entrenamiento del equipo por una supuesta gastroenteritis. Una sesión que, como es habitual en el equipo azulgrana por estas fechas, se ha realizado a puerta abierta para que los aficionados (unos 11.000) más pequeños puedan disfrutar viendo a sus ídolos. Entre ellos no han podido ver a Leo Messi, quien parece seguir queriendo escenificar su distanciamiento y falta de sintonía con su actual entrenador.

La explicación de Messi

Poco después, Messi ha justificado, a través de la redes sociales, su ausencia por gastroenteritis. «Me hubiera gustado estar en el entrenamiento de Navidad. Nunca falté, pero estos contratiempos no se pueden controlar. Deseo que los sueños de cada niño se hagan realidad», ha manifestado en su cuenta de Facebook. El astro argentino tampoco ha acudido a la posterior visita a los hospitales barceloneses que la plantilla azulgrana realiza siempre por estas fechas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Messi tensa la cuerda con Luis Enrique