La San Silvestre coge vuelo en Santiago

Antón Ruanova y Raquel Suárez ganaron una carrera que seduce a los amantes del atletismo

Raquel Suárez, Antón Ruanova (centro), Pablo Bouzas (de verde) y Alberto Chaves dominaron una carrera que batió récords de participación y desbordó animación.
Raquel Suárez, Antón Ruanova (centro), Pablo Bouzas (de verde) y Alberto Chaves dominaron una carrera que batió récords de participación y desbordó animación.

santiago / la voz

Buen tiempo, buen humor y buen ánimo son los ingredientes que adornaron la segunda edición de la San Silvestre de Compostela, una carrera que al propio tiempo sirvió como epílogo a una nueva campaña del CorreSan y que coge vuelo. Así lo acreditan los más de 1.700 deportistas que se dieron cita en la Alameda para despedir al año 2014 zancada a zancada sobre un trazado de apenas cuatro kilómetros que discurrió por la zona noble de la ciudad.

No hay más que ver los atuendos y el talante de los inscritos para constatar que las caras no eran de concentración y de tensión, porque pesaba más la vertiente lúdica que la competitiva. Pero ello no fue óbice para que referentes del atletismo pusiesen su sello en la clasificación.

El siempre favorito Pedro Nimo optó esta vez por confundirse con el paisaje entre el gran pelotón de participantes, vestido de Papá Noel con falda corta en lugar de pantalón largo. La victoria correspondió a otro compostelano que deja su impronta en competiciones internacionales, el triatleta Antón Ruanova, con un tiempo de 11 minutos y 21 segundos. A cuatro segundos cruzó la línea de meta Pablo Bouzas, y a diez Alberto Chaves, otro de los habituales en el podio en las citas del CorreSan.

En el cuadro femenino se impuso Raquel Suárez, con un tiempo de 12 minutos y 53 segundos. A 58 segundos entró Mela Penas, hermana de Lolo, uno de los grandes fondistas gallegos. Y tercera, a un minuto y 23 segundos, fue Paula Sahelices.

Entre los escolares, Arturo Ramos, Roberto Vieiro y Martín Romero completaron el podio masculino, y Lucía Martínez, Marta Alonso y Noa Vázquez-Sanluis el femenino.

La San Silvestre dejó buen sabor de boca entre los participantes, y ganas de repetir en la próxima edición. En la primera se apuntaron unos setecientos deportistas. En la que se acaba de disputar fueron algo más de 1.700, que abarrotaron el paseo de la Herradura en la Alameda. Pese a la multitud, la prueba discurrió sin incidencias y finalizó, ya sin sol, en la Praza do Obradoiro. El listón quedó alto para la nueva cita del 31 de diciembre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

La San Silvestre coge vuelo en Santiago