Juan Carlos Andrés Quiñonez: «La clasificación es un auténtico lastre, pero es nuestra realidad»

El técnico vigués afirma que los resultados no son ni los esperados ni los deseados


ribeira / la voz

Juan Carlos Andrés Quiñonez (Vigo, 1975) es el entrenador del Boiro desde hace tres meses. Aunque es joven, lleva más de 500 encuentros en el mundo del fútbol repartidos entre Preferente y Tercera División. Cogió el equipo con el objetivo de jugar la fase de ascenso, aunque piensa que todavía es temprano para desechar esta opción. Considera que no están obteniendo los resultados apetecidos en la liga, pero sí están haciendo una buena actuación en la Copa Federación.

-¿Cómo valora su estancia en el Boiro?

-Si analizamos el aspecto deportivo del equipo no puede estar nada satisfecho. Los resultados obtenidos en liga no son ni los esperados ni los deseados. Aceptar el reto de entrenar al Boiro significa aceptar el nivel de exigencia clasificatoria que conlleva y asumo mi responsabilidad al no cumplir con las expectativas. Paralelamente estamos rindiendo a un gran nivel en la Copa Federación mostrando un juego y un potencial que nos ha permitido disfrutar de un título.

-¿Esperaba estar tan abajo cuando cogió el equipo?

-Pues la verdad es que no. Llegué a principios de octubre y el equipo tuvo una primera reacción que permitía confiar en una clasificación más holgada al final de la primera vuelta. Pero la realidad nos hace ver que eso no es así por lo que no queda otra que seguir trabajando para revertir la situación actual.

-¿Hay que cambiar ahora el objetivo de la temporada?

-El objetivo es ganar el primer partido del 2015 y después el segundo, el tercero y así hasta la jornada 38. Creo que en estos momentos pensar en el mes de mayo nos puede llevar a olvidarnos de las cosas importantes que tenemos en enero.

-¿Cuáles son las posiciones en las que se debería reforzar el equipo?

-Tenemos necesidad de reforzar el medio campo porque ahí hemos perdido efectivos. El que venga tendrá que ser para hacer mejores a los que tenemos en esa posición y para ayudar a rendir al resto de las líneas. Siempre que hablemos de reforzar tiene que ser para mejorar colectiva e individualmente.

-¿Este equipo juega mejor en campo artificial que en hierba natural?

-Supongo que al comparar los resultados de liga y copa alguien puede llegar a esa conclusión. No creo que esa sea una razón. Por esa regla de tres podríamos decir que este equipo juega mejor por la semana que el domingo.

-¿La baja de Gonzalo es importante para el grupo?

-Nos hubiese gustado que Gonzalo continuase con nosotros. No voy a descubrir ahora el nivel deportivo de este jugador, que es muy alto. Es una pena su marcha y le deseo lo mejor.

-¿Es complicado llevar un vestuario con tanta experiencia?

Para nada. Son jugadores muy trabajadores y eso facilita mucho las cosas.

-¿Cree que el equipo sale agarrotado por la posición en la que está en la tabla?

-La clasificación es un auténtico lastre, pero es nuestra realidad. Para estos jugadores la posición en la tabla es una mochila de peso extra y estoy convencido de que cuando saquemos la cabeza de ahí el rendimiento del equipo será muy alto.

-¿Porqué el Boiro con el plantel que tiene está en las posiciones de descenso?

-Porque esto es fútbol y es imprevisible. El pez grande no siempre se come al chico. Y muchas veces la fortaleza competitiva de un equipo con una buena dinámica colectiva consigue mejores resultados que un puzle de buenos jugadores.

-¿Cómo se considera como entrenador?

-No creo que sea yo quien tenga que ponerme a hablar de mi mismo. Soy un tipo normal que intenta convencer más que imponer. Me gusta vivir los entrenamientos y los partidos con una intensidad muy distinta a mi manera de ser fuera del campo.

juan carlos andrés Quiñonez entrenador del Boiro

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Juan Carlos Andrés Quiñonez: «La clasificación es un auténtico lastre, pero es nuestra realidad»