El buen humor y la camaradería se impusieron en la San Silvestre de Compostela

Antón Ruanova se anotó el triunfo y Raquel Suárez fue la primera en el cuadro femenino


La segunda edición de la San Silvestre de Compostela, al propio tiempo epílogo de una nueva temporada del circuito de carreras saludables CorreSan, convirtió la Alameda y el casco viejo en una estampa propia de las fiestas del Apóstol o de la Ascensión, pero con el inequívoco reflejo rojo navideño. Más de mil setecientos participantes hicieron del parque un recinto de bullicio y animación que recordaba, por el número y el trasiego, al de los tradicionales festejos. Pero en lugar de barracas y paseos lo que había eran carreras de calentamiento previas a los casi cuatro kilómetros de trazado que esperaban a los deportistas.

Asimismo se podría hablar de un cierto toco carnavalesco. Abundaron los gorros de Papa Noel, algunos incluso con luces. Atletas hubo que llevaron el inconfundible traje, sin las barbas. Entre ellos Pedro Nimo, si bien con falda en vez de pantalón. Y se veían igualmente diademas con cuernos de reno muy propias de este diciembre que se acaba. Pero el abanico de indumentarias y la utilería no se remitió a lo habitual de estas fechas. Antes de tomar la salida llamaban la atención un par de dinosaurios que no paraban de trotar, un enjambre de atletas que recordaba a la abeja maya, algún gorro de peregrino, trajes de fiesta pero con calzado deportivo en lugar de zapatos y un largo etcétera.

En la San Silvestre la competición quedaba en un segundo plano. Pero la hubo y esta vez el triunfo no fue para el de siempre, Pedro Nimo. Tomó el testigo otro de los grandes nombres propios del deporte santiagués, el triatleta Antón Ruanova. Firmó un tiempo de 11 minutos y 21 segundos. A continuación entró Pabló Rey, a cuatro segundos. Y tercero fue Alberto Chaves, a diez. En el cuadro femenino la primera en cruzar la línea de meta fue Raquel Suárez, con un crono de 12 minutos y 53 segundos. Segunda fue Mela Penas (13:51) y tercera Paula Sahelices (14:15).

Entre los escolares, Arturo Ramos, Roberto Vieiro y Martín Romero completaron el podio masculino, y Lucía Marínez, Marta Alonso y Noa Vázquez-Sanluis el femenino.

A diferencia del año pasado, la meteorología se covirtió en una aliada, con un tiempo seco y no excesivamente frío. Y a pesar de la multitud de participantes, la carrera discurrió sin problemas, gracias a la colaboración y el buen hacer de los atletas y de todos los implicados en la organización.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El buen humor y la camaradería se impusieron en la San Silvestre de Compostela