Épico adiós a un año de ensueño

Un postrero gol de Rafa Casanova dio los tres puntos al Ribadeo


RIBADEO / LA VOZ

La ambición es una de las grandes claves del exitoso año del Ribadeo. Muchos habrían creído que estar en Tercera después de 17 años era ya un privilegio sin parangón para los ribadenses. Pero a los pupilos de Germán y Vilachá «estar» no les parece suficiente, por lo que cada fin de semana demuestran que también quieren hacerse notar. Esa ambición los ha colocado quintos en la tabla. Esa misma ambición los llevó en la tarde de ayer a sumar tres puntos de oro merced a un muy tardón gol de Rafa.

Y es que, siendo el objetivo una permanencia que aventajaban en 10 puntos antes del comienzo, muchos se habrían conformado con un empate, visto que ayer no era su día más inspirado. Sin embargo, los mariñanos lo apostaron todo a la victoria, pudo costarles la derrota, pero acabó valiéndoles otros tres puntos.

Enfrente estaba un Bertamiráns que, pese a continuar como destacado colista, no puso las cosas nada fáciles. Aún accedían muchos aficionados al Pepe Barrera cuando Jesús dio el primer susto a los locales. Conectó una genial semivolea desde la frontal y obligó a Javi Liz -que volvía al once- a lucirse.

Fue solo un espejismo, pues pronto cogió el Ribadeo el mando del partido, pese a no ser capaz de crear demasiado peligro. El equipo más goleado y menos goleador de la categoría se presentó con la lección bien aprendida: a esperar al rival y nada de errores.

Su plan solo se veía amenazado las pocas veces que Rafa Casanova y Santi conseguían conectar. No fueron demasiadas. Un cabezazo ligeramente alto de Brais a la salida de un córner y una carrera en la que David Rodríguez acabó rematando demasiado forzado tras recibir un gran pase de Javicho fueron casi todo el bagaje ofensivo del Ribadeo durante la primera parte.

Los locales lo intentaban pero se veían impotentes ante un rival a priori inferior. Quizás por ello el desorden y los nervios ganaron enteros en la continuación y ahí aparecieron las opciones de los coruñeses.

El Pepe Barrera quiso cantar el tanto en una dejada de David que Rafa remató en boca de gol demasiado blando y Miguel pudo blocar. Solo fue el preludio al momento de mayor peligro para los locales. Una absurda cesión silenció a la parroquia mariñana, pero Jesús remató muy blando a la barrera. Acto seguido, Diego se encontró en un mano a mano con Javi Liz, aunque ligeramente escorado a la derecha; definió a la perfección pero su compañero Alejandro, en claro fuera de juego, empujó el balón antes de que sobrepasase la línea de gol.

Dos sustos que arengaron a los ribadenses. Se notaron los cambios de Vilachá y Germán. El arreón final del Ribadeo, con claras opciones para David, Santi y Miguel obtuvo premio ya en el 88, cuando Rafa aprovechó un barullo en el área para hacer enloquecer al Pepe Barrera.

Goles 1-0, min 88: Rafa Casanova.

Árbitro: Loria Rodríguez (Pontevedra). Amonestó a Brais, Dapo, Rafa y Andrés en el Ribadeo y a Saúl, Fernando y Alberto.

Incidencias: Encuentro disputado en el Pepe Barrera, después de haber sido suspendido el mes pasado, ante unos 400 aficionados.

Ribadeo: Javi Liz, Coki, Isma, Brais (Miguel Gomes, min. 75), Dapo (Fernando, min. 62), Rafa, Andrés, David (Jacob, min. 88), Santi y Javicho.

Bertamiráns: Miguel, Saúl, Ánder, Fernando (Alberto, min. 65), Alejandro Otero, Jonatan, Jaime, Diego, Alejandro (Daniel, min. 85) y Jesús (Ricardo, min. 77).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Épico adiós a un año de ensueño