El Barcelona quiere venganza ante el Paris Saint-Germain para lograr el liderato del grupo

Los azulgrana quieren olvidarse de la derrota en París y pasar como primeros de su grupo


Barcelona y Paris Saint-Germain se jugarán mañana en el Camp Nou el primer puesto del Grupo F de la Liga de Campeones europea de fútbol, objetivo para el que el equipo español está obligado a ganar.

El Camp Nou vivirá un partido trascendente, aunque no vital. Con ambos equipos ya clasificados para octavos, el reto ahora es quedar primero, un puesto que otorga la ventaja de jugar la siguiente eliminatoria ante un equipo clasificado segundo en otro grupo y disputar la vuelta en campo propio.

«Tiene una importancia relativa», dijo sin embargo el técnico del Barcelona, Luis Enrique. «Prefiero quedar primero, es una ventaja parcial, pero no definitiva», añadió.

Además, al Barcelona se le presenta la oportunidad de demostrar que está en condiciones de pelear ante rivales de gran categoría, como es el PSG. En el encuentro jugado en Francia, el equipo de Luis Enrique perdió 3-2 y la derrota originó fuertes críticas por su rendimiento ante un equipo de gran potencial. A ello se unió su posterior derrota 3-1 ante el Real Madrid en la Liga española.

El conjunto azulgrana acude a la cita con su confianza regenerada tras una racha de siete victorias consecutivas que incluyó el triunfo del domingo por 5-1 ante el Espanyol en la Liga española, donde es segundo a dos puntos del Real Madrid.

Buena parte de culpa de su reacción estuvo en el rendimiento del argentino Leo Messi, quien firmó tres hat-tricks en los últimos cuatro encuentros jugados por el conjunto azulgrana.

En cambio, preocupa el rendimiento del delantero uruguayo Luis Suárez. Todavía no marcó goles en la Liga española y lleva uno en la Liga de Campeones. Suficiente para que la prensa española especule con la posibilidad de verlo como suplente ante el PSG.

Además, Luis Enrique deberá resolver la duda del lateral derecho. Con Dani Alves sancionado, el técnico azulgrana deberá decidir entre jugar con el brasileño Douglas, muy criticado por su rendimiento, reconvertir a un central como Marc Bartra o utilizar a Adriano, la opción que parece más factible en estos momentos.

Otra incógnita es ver si el entrenador del Barcelona vuelve a situar al argentino Javier Mascherano como central, un jugador que en París sufrió ante el poder físico de los rivales, sobre todo en el juego aéreo. Jeremy Mathieu sería la alternativa.

La gran novedad del PSG será el sueco Zlatan Ibrahimovic, quien no pudo jugar el primer encuentro por una lesión. El antiguo jugador del Barcelona llega al Camp Nou hipermotivado por su pasado azulgrana y por la posibilidad de reivindicar el peso de su equipo en la Liga de Campeones.

El sueco parece en buena forma y lo ratificó al marcar dos goles en la última jornada de la Liga francesa ante el Nantes.

«La plantilla del PSG es suficentemente potente como para pensar que está por encima de cualquier jugador. Ahora, con Ibrahimovic, tiene un potencial mayor», manifestó Luis Enrique.

La ventaja del PSG es que le sirve el empate ante el Barcelona para ser primero y la cuestión es ver si su técnico, Laurent Blanc, antiguo jugador del Barcelona, propone un juego ofensivo o si preferirá resguardarse para jugar con el marcador y la impaciencia del rival. Blanc contará con todas sus estrellas y su única ausencia será el delantero francés Jean-Christophe Bahebeck. Es probable que el argentino Javier Pastore se quede en el banquillo de inicio para proponer un centro del campo compuesto por Marco Verratti, Blaise Matuidi y Thiago Motta, otro antiguo jugador del Barcelona.

El ataque será la gran fuerza del PSG, pues Blanc contará con la terna compuesta por Edinson Cavani, Lucas Moura e Ibrahimovic. Será toda una prueba para la línea defensiva del Barcelona, la más criticada del equipo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Barcelona quiere venganza ante el Paris Saint-Germain para lograr el liderato del grupo