redacción / La VOz

Ha causado una auténtica conmoción en el mundo del deporte y la apertura de investigaciones paralelas de hasta tres organismos. «Secreto oficial dopaje. Cómo Rusia crea a sus ganadores», el documental que emitió la primera cadena alemana (ARD) desvela la existencia de un modelo de dopaje impulsado desde instituciones oficiales rusas para conseguir resultados en las grandes citas planetarias. Pero no solo eso, el reportaje destapa que Rusia podría haber ocultado positivos a cambio de cuantiosas sumas de dinero. El escándalo salpica a algunas de las más importantes figuras del atletismo Europeo, pero desde el Gobierno ruso ya han asegurado que se trata de un montaje para desacreditar los logros de sus deportistas y que emprenderán acciones legales.

¿Qué testimonios aparecen en el polémico vídeo?

Uno de los más relevantes es, sin duda, el de Mariya Savinova, vigente campeona olímpica y subcampeona mundial de 800, quien admite en la grabación haber utilizado sustancias dopantes durante su carrera. Pero más esclarecedor es el de Yuliya Rusanova, que fue sancionada en el 2013 por alteraciones en su pasaporte biológico. «Todos los atletas rusos nos dopamos en algún momento. Los dirigentes lo inculcan a los entrenadores y estos, a los deportistas. Al final piensas que tú no estás haciendo nada malo. Existe toda una metodología que impide que haya positivos. Los funcionarios se aseguran de que los atletas no sean sometidos a pruebas», destaca la mediofondista.

En este sentido, se señala al director del laboratorio de Control Antidopaje de Moscú Gregori Rodschenkov, quien se encargaría de que los atletas no dieran positivo.

¿Qué sustancias admiten haber consumido?

El abanico de sustancias prohibidas que aparece en el documental es amplio. Desde los anabolizantes -que, por ejemplo, figuran en el testimonio de Mariya Savinova, que fue recogido a través de un teléfono móvil- hasta estimuladores de la hormona eritropoyetina (epo) -o la propia epo- y las hormonas de crecimiento.

¿Cómo está organizada esta trama?

En principio, la estructura es piramidal y de arriba hacia abajo. Son los dirigentes de las distintas federaciones deportivas quienes lo impulsan y crean el hábito de que se consuman sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento. Ellos trasladan a los técnicos la necesidad de alcanzar grandes resultados por cualquier medio y son los entrenadores quienes presionan a los deportistas para que se sometan a tratamientos que vulneran el código mundial antidopaje. Los deportistas que rechazan entrar en esta dinámica son apartados y discriminados. Lo mismo ocurre con quienes dan positivo en un control, a los que además se presiona para que admitan que era una práctica individual suya, que no conocían sus preparadores, ni sus médicos. Pero lejos de ser casos aislados, en los últimos dos años más de sesenta atletas rusos han sido cazados en diferentes controles.

¿Es la primera vez que se señala a Rusia por este tipo de prácticas?

Un día después de concluir los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, en febrero de este año, se hizo público un documento interno de las autoridades rusas del deporte en el que se recomendaba el uso del gas xenón. La sospecha es que los atletas de este país lo habrían usado durante la última década. Del xenón son perfectamente conocidas sus propiedades narcóticas, pero diversos estudios señalan que en grandes cantidades también funcionan como estimuladores para la producción natural de la epo. Los expertos cuantifican en un 160 % el incremento al tomar esta sustancia.

¿Qué reacciones ha provocado el documental?

En primer lugar, la de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), pues la mayor parte de los testimonios que aparecen en el reportaje son de personas relacionadas con deportes englobados en esta federación. El organismo internacional ya ha anunciado una investigación profunda en la que irá de la mano del Agencia Mundial Antidopaje (AMA). También la FIFA -Rusia es la sede del próximo Mundial- se ha mostrada preocupada por el tema, pero, aunque ha señalado que lo estudiará, asegura que no hay evidencias de que haya alcanzado al fútbol. Por su parte, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el alemán Thomas Bach, dijo ayer que tendrá «tolerancia cero» si se confirman estas acusaciones de dopaje sistemático.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Rusia, una forma de ganar bajo sospecha