Ser árbitro gay en Turquía, un calvario para Halil Dincdag

Dpa

DEPORTES

Maurizio Gambarini | Efe

Cuando hizo pública su homosexualidad, la Federación de Fútbol Turca lo excluyó y ahora libra una batalla legal para recuperar su rol de colegiado

25 nov 2014 . Actualizado a las 17:41 h.

El árbitro turco Halil Dincdag vivió un largo calvario desde que hizo pública su homosexualidad y terminó por ser excluido de la Federación de Fútbol Turca (TFF). El colegiado libra ahora una lucha personal en la Justicia para volver a las canchas. «Creo que ganaré. Lucharé por eso hasta el último aliento», contó el lunes en Berlín al recibir el «Premio del Respeto» de la Alianza contra la Homofobia que le entregó Klaus Wowereit, alcalde de la capital alemana y uno de los políticos gais más famosos de Alemania.

De complexión pequeña y barba cuidada, el árbitro de 38 años lleva días viajando por Alemania y contando una historia que comenzó hace cinco años y sigue aún abierta con su juicio a la federación. Halil Dincdag trabajó como árbitro durante más de diez años en Trebisonda, noreste de Turquía. En el 2008 tuvo que entrar en el Ejército y escuchó todo tipo de historias sobre el trato a los homosexuales. «Abusos, violaciones, incluso hubo suicidios», cuenta.

Para poder darse de baja, reveló su orientación a los médicos. Lo sometieron a revisiones durante semanas, en parte en un hospital militar donde compartía habitación con enfermos psíquicos. Organismos de derechos humanos denunciaron ya en otras ocasiones que el Ejército turco considera la homosexualidad una distorsión mental.