La selección española encuentra en Isco un motivo para la ilusión

A su explosión en el Real Madrid se le suma su buena irrupción en la selección de Vicente del Bosque, a la que lideró desde el medio campo


La selección española, tan necesitada de motivos para regenerar la ilusión perdida, encontró en el joven Isco un buen argumento para pensar que pueden llegar tiempos mejores. A sus 22 años, Isco es el futbolista del momento en España. A su explosión en el Real Madrid se suma ahora su ruidosa irrupción en la selección de Vicente del Bosque. Así lo confirmó el sábado, cuando jugó como titular, lideró la medular del equipo y marcó un gran gol que abrió el camino del triunfo 3-0 ante Bielorrusia.

Con Isco, España encontró una base sólida para recuperar la ilusión de una hinchada deprimida tras el fracaso del Mundial de Brasil. No sólo eso, sino que Del Bosque encuentra en este pequeño jugador un argumento para seguir prolongando un estilo, el de los «bajitos», el de un equipo que prima el talento antes que el físico. «Tengo sólo 22 añitos y espero que me quede mucho fútbol tanto con el Madrid como con España», dijo hoy el centrocampista andaluz.

Isco atraviesa ahora el mejor momento de una carrera deportiva que se llenó de dudas durante un buen tramo de la pasada temporada. El Real Madrid pagó al Málaga 30 millones de euros por el fichaje, pero durante varios meses dudó de que hubiera sido una buena inversión. Tras un explosivo arranque de temporada, su impacto fue decreciente y acabó como indiscutible suplente. Su técnico, Carlo Ancelotti, le pedía un sacrificio defensivo que por entonces no ofrecía, y su estrella quedó a la sombra de Gareth Bale.

Sin embargo, en el tramo final de la temporada evidenció progresos y fue un futbolista fundamental en la conquista de la Liga de Campeones. Salió en la segunda parte y contribuyó a mejorar notablemente la fluidez del juego del Real Madrid, que acabó ganando 4-1 al Atlético de Madrid en la prórroga. «Salí adelante por la cercanía y el apoyo de mi familia y de mi novia y porque me hice la firme promesa a mí mismo de no rendirme jamás. Seguir luchando en los entrenamientos para ganarme un puesto en el equipo y para cimentarlo con cada minuto que me dieran la oportunidad de jugar», manifestó.

El azar del fútbol, que a menudo aparece en forma de lesiones, propició que Isco recuperara un papel principal en el Real Madrid en la nueva temporada. Bale sufrió una dolencia muscular e Isco entró en el equipo. Sus actuaciones fueron fascinantes en partidos importantes: 3-0 al Liverpool y 3-1 al Barcelona. El Real Madrid protagonizó momentos extraordinarios en ambos encuentros con Isco como uno de los grandes protagonistas. Suficiente para que Del Bosque volviera a llamarlo para la selección.

Y, de nuevo, su titularidad ante Bielorrusia tuvo un buen aporte procedente del azar de las lesiones. Con Andrés Iniesta y David Silva ausentes, Isco entró en el equipo desde el inicio y no desaprovechó la oportunidad. A su favor no sólo tiene su calidad, sino su indiscutible carisma.

Se convirtió en ídolo de la hinchada del Real Madrid desde el primer partido y ahora incluso sale del campo aclamado por las aficiones rivales. Ahora quiere perpetuar su gran momento. «Cada partido o cada rato que me ponen es una oportunidad. Es el momento de demostrar que quiero jugar. Ése es el único objetivo que tengo tanto en el Real Madrid como en la selección. Y eso sólo lo voy a conseguir si trabajo cada día para mejorar lo que soy como futbolista».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La selección española encuentra en Isco un motivo para la ilusión