Ourense vive su mayor reunión deportiva con la San Martiño

María Teresa Rodríguez Vázquez
MAITE RODRÍGUEZ OURENSE / LA VOZ

DEPORTES

Los corredores han podido recoger sus dorsales en Os Remedios en los dos últimos días.
Los corredores han podido recoger sus dorsales en Os Remedios en los dos últimos días. SANTI M. AMIL

Más de diez mil corredores, entre adultos y niños, participan en la prueba

16 nov 2014 . Actualizado a las 10:32 h.

La carrera del San Martiño afronta su trigésimo octava edición con la garantía de que, pase lo que pase con la situación meteorológica, será la mayor manifestación popular deportiva de la provincia de Ourense. El año pasado fueron 4.556 los participantes en la carrera de adultos que terminaron la prueba. Un número de récord. La carrera pedestre es la más veterana de Galicia pero se renueva cada año, en jóvenes participantes y con propuestas que tratan de agilizar el evento.

Por primera vez, la carrera ha dejado de ser gratuita para los participantes en el recorrido homologado de diez kilómetros. No ha sido un obstáculo para la inscripción, que ha superado de largo (5.172 inscritos) los cinco millares de anotados pese a tener que pagar tres euros si se inscribían en octubre o cinco si lo hacían en noviembre. Las previsiones meteorológicas apuntan a un ochenta por ciento de posibilidades de que llueva esta mañana, con temperaturas que oscilarán entre los nueve grados centígrados de mínima y los catorce de máxima. Nada que no se haya vivido anteriormente en las frías mañanas de noviembre en la capital ourensana y que no será óbice para que miles de corredores se reúnan en los alrededores del Ponte do Milenio y en la calle Pardo de Cela para prepararse para una salida que tendrá lugar a las once horas. Será el ganador de la edición del año pasado, el ourensano Alejandro Fernández- que no puede correr esta edición al no haber superado una lesión- el encargado de dar la salida a la primera de las tres carreras.

La San Martiño se renueva este año en otros aspectos, no solo el del pago. Una de las quejas o sugerencias de los corredores era el embotellamiento que se producía cada año en el Ponte do Milenio, al agolparse en la salida cientos de personas dispuestas a correr a distintos ritmos. Por primera vez, la carrera popular ourensana instala un sistema de colores para ordenar la salida en función de las marcas de los participantes. Unas telas sobre las vallas indicarán la zona para cada corredor. Los atletas masculinos que presenten una marca de menos de 35 minutos (40 en el caso de las mujeres) en la San Martiño del año pasado, o otra prueba similar actual, se situarán en el denominado cajón negro y podrán salir más rápido.