El Obradoiro se agota tras el descanso

Dominó en el primer cuarto, pero el Valencia le dio la vuelta al marcador con un parcial de 18-5


VALENCIA / ÁREA 11

El Obradoiro Rio Natura Monbus no pudo ganar en su visita al Valencia Basket en un partido en el que los hombres de Moncho Fernández no pudieron superar la buena defensa de los naranjas. Tras un buen primer cuarto de los gallegos, donde llegaron a tener una ventaja de hasta once puntos, los valencianos se pusieron las pilas en defensa y el Obradoiro no supo encontrar las soluciones para llegar el aro con frecuencia y mantenerse dentro de un partido que ya estaba prácticamente visto para sentencia al final del tercer cuarto.

El choque no pudo empezar mejor para el Obra. Quizás porque el equipo naranja acusó el esfuerzo realizado en la Euroliga tan solo dos días antes, el Valencia salió a la pista perdido en ataque y con una defensa floja y desajustada que permitió a los gallegos dominar con tranquilidad durante los primeros diez minutos. Con Juanjo Triguero mandando en la pintura y el polaco Waczynski anotando desde el perímetro, los gallegos se hicieron los dueños del encuentro y fueron abriendo una brecha en el electrónico que llegó a ser de más de diez puntos: 10-21 a falta de dos minutos para finalizar un primer cuarto que acabó con el 15-21 en el marcador.

Pero el Valencia tiene una gran capacidad de reacción y lo demostró en este inicio de temporada donde ya tuvo que ir a remolque en más de un partido. El segundo parcial empezó con un conjunto naranja diferente al que se había visto antes. Apretó en defensa y empezó a presionar sobre las lineas de pase rival, lo que dificultó el trabajo de los gallegos, que tenían mucho más problemas para anotar.

Secaron el ataque

Así, los hombres de Perasovic prácticamente secaron el ataque de Obradoiro, que vio como en tan solo seis minutos se esfumaba su ventaja. Un parcial de 18-5 le dio la vuelta al marcador (28-27).

Ahora eran los gallegos los que iban perdidos sobre la pista tanto en ataque, donde no encontraban la manera de superar el férreo marcaje valenciano, como en defensa, donde el base Van Rossom dirigía bien a su equipo y elegía prácticamente siempre la mejor opción. Además, Sato y Rafa Martínez empezaron a carburar y el Obradoiro vio como los naranjas abrían un pequeño hueco en el marcador hasta llegar al 39-33 con el que se llegó al descanso.

Tras el paso por vestuarios, el Obradoiro demostró no haber encontrado la fórmula para superar la intensa defensa naranja. Tras un parcial inicial de 5-0, los valencianos se fueron hasta los once puntos de ventaja (44-33). Pero el Obradoiro demostró tener carácter y pareció reaccionar. Recortó distancias liderados por un Corbacho que, hasta el momento, apenas había aparecido en el partido.

Sin embargo, fue solo un espejismo, porque el Valencia Basket estaba ofreciendo un elevado nivel de baloncesto. Además, no parecía ser el día del Obradoiro. El equipo tampoco estuvo bien en defensa, lo que permitió a los valencianos seguir ampliando las diferencias en el marcador hasta lograr una nueva máxima del partido hasta el momento (57-41). Eran unos instantes en los que el local Rafa Martínez estaba muy dulce desde la línea de tres, haciendo mucho daño a los hombres de Moncho Fernández, que acabaron el tercer cuarto con una desventaja de hasta catorce puntos (64-50).

Último cuarto

Con el Obradoiro prácticamente fuera del partido, el último cuarto fueron diez minutos insulsos donde los naranjas, mostrando mucho oficio, supieron mantener las diferencias y dejar correr el crono. A pesar de que el Obradoiro lo intentó, nunca logró bajar de los doce puntos. De hecho, los valencianistas llegaron a aumentar su ventaja hasta los 22 puntos a falta de cuatro minutos para que acabara el choque. De ahí al final ya nada ocurrió y el Obradoiro certificó una nueva derrota.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El Obradoiro se agota tras el descanso