El Real Madrid renace con un centro del campo que apuesta por la posesión del balón

El conjunto blanco abolió la figura del mediocampista defensivo y apuesta por jugadores de buen pie como Toni Kroos, Luka Modric, James Rodríguez e Isco


El Real Madrid alcanzó el liderato de la Liga española con un nivel futbolístico poco antes visto durante las últimas temporadas. El gran cambio radicó en el mediocampo, donde el conjunto blanco encontró en la posesión la llave de un juego de lujo.

Después de años, el Real Madrid abolió la figura del mediocampista defensivo, enfocado en el roce y en la recuperación, y apostó por cuatro futbolistas de buen pie y con la portería rival como principal objetivo. El entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti, encontró el equilibrio perfecto con Toni Kroos, Luka Modric, James Rodríguez e Isco.

La combinación perfecta entre los cuatro mediocampistas se convirtió en las últimas jornadas en una sociedad tan mágica en el control de la pelota como comprometida en el aspecto defensivo. Ese último punto es el que llevó al técnico Ancelotti a destacar una y otra vez la solidaridad y profesionalidad de sus dirigidos en lugar de hablar de su arsenal ofensivo y capacidad goleadora.

Los cuatro «líricos» del club blanco, apodados «jugones» en España, hicieron olvidar en cuestión de un par de meses la salida de Xabi Alonso, emblema del equipo campeón de la Liga de Campeones 2014, y demostraron, al igual que el Barcelona de Josep Guardiola en su momento, que también se puede defender con la posesión de la pelota. «No entiendo la palabra 'jugones'», dijo riéndose Ancelotti. «En este momento estamos jugando con calidad, concentración, trabajo y sacrificio. Lo he dicho muchas veces, cuando el equipo lucha, al final la calidad también se ve favorecida».

El partido ante el Granada reflejó los síntomas de un mediocampo que funciona cada vez más de memoria y cada pieza interpreta con más comodidad su rol en el campo.

Modric se convirtió en la brújula y el responsable de desatar todos los nudos que aparezcan en las transiciones. Dio 73 pases buenos de un 78 total (un 93,5 por ciento de acierto) y recuperó siete pelotas.

En tanto, Kroos volvió a poner su sello en cada iniciativa del Real Madrid. El alemán es el jugador que más pases da del Real Madrid, con una media de 74 por encuentro.

Y lo que termina de consolidar el nuevo sistema del líder del fútbol español es el trabajo sucio de sus «jugones». Isco cosechó siete recuperaciones ante el Granada y demostró que para ganarse el puesto en el equipo titular tenía que añadir el sacrificio defensivo a su repertorio de cualidades. El exjugador del Málaga no sólo reforzó el idilio con la afición blanca, sino que desnudó las falencias defensivas que exponía el titular en su puesto y todavía lesionado, Gareth Bale.

El Real Madrid necesitó diez jornadas para poder acomodarse como único líder de la liga española. Con la presencia de un portero como Iker Casillas, un central como Sergio Ramos, un delantero salvaje como Cristiano Ronaldo y un nuevo mediocampo, enamorado del juego de calidad, sólo queda cuestionarse si el equipo de Ancelotti permitirá alguna vez que le arrebaten la cima.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El Real Madrid renace con un centro del campo que apuesta por la posesión del balón