Bronca, reproches y aclaraciones

La resaca de la dolorosa derrota del Racing en Gijón incluyó tensión en el vestuario de Mareo, una charla el lunes y una reunión ayer de más de una hora en A Malata para reflotar ya al equipo


FERROL / LA VOZ

El terremoto que generan algunas derrotas dura varios días, las semanas se vuelven interminables antes del próximo partido y el ambiente se enrarece alrededor de los equipos. El Racing vive todavía el seísmo de la derrota de Mareo ante el Sporting B, por la pobre imagen en el primer tiempo y porque el tropiezo le deja a dos puntos del play off de permanencia y a ocho de la zona de ascenso. La resaca de Gijón, amplificada por la afición en las redes sociales, concluyó ayer con una reunión de más de una hora en el estadio de A Malata, con reproches entre los jugadores y el entrenador, aclaraciones y sintonía al final para reflotar el equipo. Así fueron las 72 horas posteriores al fiasco de Asturias.

Domingo

Correcciones sin «palabras agradables» en el descanso

Con 2-0 en contra en casa del colista, Manolo García sienta por primera vez a Joselu en el descanso, junto a Adrián Cruz. «No hace falta ser muy listo para saber que ya en el descanso no hubo palabras muy agradables», reconoce Antonio, segundo capitán de la plantilla. El técnico, poco dado a levantar la voz, deja la mayor bronca de la temporada, y a continuación el equipo reacciona en el segundo tiempo. Pero no puntúa. Camino del autobús, ante la prensa, el entrenador exige «honor» y «respeto al escudo» a los futbolistas. Aún sin conocer sus palabras, Mackay, Joselu y Maceira admiten la falta de actitud del equipo y su culpa. El viaje en autobús de regreso desde Mareo se hace interminable, muchos aficionados jóvenes, a través de las redes sociales, critican al entrenador y a los jugadores. Algunos interpelan a los propios futbolistas con cuenta en Twitter. «No está de más ver qué piensa la gente, saber lo que opinan. Pero, para bien o para mal, no hago demasiado caso a los elogios o las críticas, que no contesto. Hay que relativizar, y además cada uno es libre de opinar lo que quiera», considera Antonio López Ameijenda.

Lunes

Breve charla sobre los errores de Mareo

El Racing realiza una suave sesión de recuperación, que empieza con una breve charla del entrenador sobre los errores de Mareo. La mayoría de los jugadores ven por la tarde el resumen del partido de Gijón. Otros no son partidarios de repasar los encuentros enteros en vídeo. «Hay veces que puede estar bien ver el partido desde fuera, pero esta vez ya no iba a ayudar mucho verlo», apunta Pablo Rey, el capitán de la plantilla. Y los fallos de Gijón, de concentración y acciones muy concretas, no necesitaban refuerzo en vídeo.

Martes

Se conocen las duras palabras de Manolo, que habla con el equipo técnico del club

Las duras declaraciones de Manolo García sobre el honor del equipo y el respeto al escudo se publican en La Voz. Día de descanso para los futbolistas. Manolo García analiza ya el partido del domingo. Ya había visto los partidos del Avilés ante el Oviedo y el Somozas, repasa el vídeo del encuentro de los asturianos ante el Guijuelo y deja para el jueves su compromiso ante el Coruxo. Más adelante su equipo editará algunos cortes para la charla previa de análisis sobre el rival, que se celebrará el sábado o el domingo antes del encuentro de A Malata. También charla fuera del club con el director deportivo, Juáncar Fernández, para conocer su análisis de la situación, escuchar más voces en busca de soluciones y unidad para sacar adelante al Racing.

Miércoles

Carpetazo a la crisis, hasta el domingo

Antes de vestirse de corto, Manolo García citó a la plantilla para una reunión. «30 minutos no borran la idea que tengo de los más de 800 anteriores. Sé que la plantilla tiene voluntad de mejorar. El jugador no sale a hacerlo mal, sino que se esfuerza, aunque luego las cosas suceden de otra forma. Pero no estamos aquí solo por lo sucedido Gijón, y si tuviésemos 21 puntos sería diferente», matiza el entrenador, que no cuestiona la profesionalidad de la plantilla, sino media hora de pobre concentración. «Escuchamos al míster, a Fran Beade, [su ayudante], e hicimos autocrítica porque hay que exigirse más. Fue una reunión muy positiva», considera Pablo Rey. Algunos jugadores se quejaron por la referencia del entrenador al honor, quienes lo conocen desde hace años entienden que ese comentario puntual no ataca su profesionalidad y Manolo se explicó de nuevo. «Sé que a ellos no les gusta, pero doy explicaciones de por qué hice eso. Yo soy el responsable, pero, si estamos mal, hay que reconocerlo. Es mi trabajo decirle a cada uno lo que pienso de él y dimos tiempo a cada uno para que expresase su opinión, sin cortarse, por si algo se nos escapa», argumenta el técnico. «Fue una charla constructiva, de las que vienen bien cuando no salen las cosas como se espera. El que manda es el míster, pero todas las opiniones son importantes también», explica Antonio. Además, algunos futbolistas mostraron su contrariedad por las críticas de Juáncar Fernández, que no estaba presente en la reunión. A continuación el equipo saltó al campo. Como en otros entrenamientos de principios de semana, Beade dirigió la sesión, con Manolo García observando desde un segundo plano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Bronca, reproches y aclaraciones