Flojo inicio de la caza en Galicia

La primera constata la merma en la población del conejo por causa vírica

Un aficionado a la caza probando fortuna en el coto lucense O Picato.
Un aficionado a la caza probando fortuna en el coto lucense O Picato.

La Voz / Lugo/ carballo/ Ourense

El tiempo primaveral fue la mayor satisfacción de la gran parte de los cazadores que estrenaron la temporada de caza en los montes de Galicia. En la provincia de Lugo, la sensación fue de escasez. En la zona centro, los cazadores lamentaron la baja captura de piezas. En el coto de O Picato, la jornada fue floja. Se atisbaron pocas aves, cantidades inferiores a las observadas en las jornadas de entrenamiento.

En la zona de Santa Comba, en las proximidades de Lugo, y Cerceda (O Corgo), a pesar de que en verano se echó una buena cantidad de conejos y perdices, el día fue mal. Apenas se encontraron piezas y, en el caso de las aves, las pocas que se vieron iban muy desplumadas. En Cerceda se cazaron algunas codornices.

Para explicar la baja cantidad de piezas no solo cobradas, sino también halladas, se podrían exponer motivos genéticos o, incluso, de carácter vírico. Una infección podría haber mermado a la población echada el pasado mes de agosto. Mejor parecen las cosas en la zona de Láncara, donde se atisbaron más perdices. El primer día de caza pareció algo mejor en la zona sur de la provincia. En la zona de Taboada, se observaron bandos numerosos de perdices.

En la Costa da Morte se saldó con un resultado muy variado ya no por zonas, si no incluso por tecores (hay 23 en total, en los que pueden practicar 2.426 cazadores federados), aunque con una característica común a prácticamente todos: escasez de conejo, como la mayor parte de los presidentes de las sociedades se temían desde hace semanas. La enfermedad vírica sigue haciendo estragos, y en algunas localidades, como Muxía o Vimianzo, incluso optaron por parar la jornada a las 14.00 horas. Claro que hay contrapuntos, como en Zas, donde el responsable, Pedro Nieto, destaca que han cosechado los buenos resultados de meses de trabajo con biotopos y vacunaciones, así que en la zona cuidada, el conejo abunda; en la que no, no hay nada. Por lo demás, en general, bien de raposos, abundancia en algunas áreas de perdiz y faisán (según la siembra) y mucho jabalí (el cupo en la comarca es de casi 300 ejemplares para la temporada), aunque la caza mayor queda para otras batidas.

Ourense

Tampoco fue buena la jornada inaugural de la temporada de caza en Ourense, donde el número de licencias volvió a reducirse, cayendo desde las 10.000 del pasado año a las 8.000. Tanto por los datos ofrecidos desde la delegación federativa, como por lo que se apuntaba en distintas sociedades cinegéticas, el calor inusual para estas fechas dificultó el trabajo de rastreo de los perros, por lo que resultó especialmente aciaga la recompensa para los cazadores, de no ser los que se dedicaron a la perdiz, sobre todo en zonas del occidente como las de O Carballiño. Solo destacaron por tierras de A Limia el incremento de capturas de codorniz en algunos cotos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Flojo inicio de la caza en Galicia