El accidente de Jules Bianchi y la polémica bandera verde

La FIA investigará el violento accidente que tiene al piloto al borde de la muerte entre grandes críticas por inseguridad en el GP de Japón

Los padres de Bianchi, en el hospital
Los padres de Bianchi, en el hospital
La Voz
Redacción

El accidente de Jules Bianchi, que tiene al piloto de Marussia luchando por su vida en un hospital de Japón, dará paso a una investigación forzosa de la FIA entre grandes críticas por las circunstancias en las que se disputó el Gran Premio de Japón. El presidente de la Federación Internacional de Automovilismo, Jean Todt, ordenó una investigación del grave suceso y el director de carrera, Charlie Whiting, deberá elaborar un informe sobre las causas del violento choque del Marussia contra una grúa que apartaba otro bólido accidentado en el circuito de Suzuka, según aseguró el diario británico The Telegraph. Mientras, Bianchi sigue estable dentro de la extrema gravedad, en estado crítico por sus heridas en la cabeza y con respiración asistida.

En un vídeo grabado por un espectador desde la grada, el único que se ha podido ver del impacto hasta el momento ya que la FIA se negó a emitir las imágenes y ha ido borrando de los servidores de vídeo los diferentes contendios subidos por los usuarios, se observa cómo Bianchi llega totalmente fuera de control a la zona donde están remolcando el Sauber de Sutil y golpea contra la parte trasera de la grúa. El choque es de tal violencia que llega a levantar la propia grúa. Pero después del impacto de las imágenes, llegan las preguntas sobre el accidente. La presencia de un comisario ondeando la bandera verde en la torre donde comienza el punto de control 12, justo encima del accidente, ha generado bastante controversia. Sin embargo, esa bandera es correcta: la que computa para el accidente de Sutil, primero, y Bianchi, después, es la del punto de control anterior. La FIA había asegurado que la carrera se encontraba en una fase de dobles banderas amarillas, después de que Sutil se estrellara en la misma curva 7 una vuelta antes que Bianchi. Sin embargo, la bandera verde podría haber cancelado la fase de precaución sobre el circuito tras el accidente de Sutil. En principio, no hay explicaciones oficiales sobre este punto.

También está en duda si el coche de seguridad salió cuando debía. Jacques Villeneuve, campeón del mundo de Fórmula 1 en 1997, es tajante: «No debe haber espacio para juzgar si se saca o no. Y si hay que sacar un coche accidentado de la pista, la decisión es más simple. En cuanto se produce el accidente, al instante, coche de seguridad a pista. Así debería haber sido desde hace años, como se ha hecho siempre en Estados Unidos», explica en declaraciones recogidas por Autosport. La FIA, en cualquier caso, ha comenzado el proceso de investigación de lo ocurrido, con el que pretende mejorar los sistemas de seguridad en las carreras y depurar responsabilidades.

Nuevas medidas de seguridad

Para el hombre fuerte de la Fórmula 1, el británico Bernie Ecclestone, las investigaciones internas de la FIA no son suficientes, por lo que exigió una revisión del suceso por expertos externos. El jefe de los derechos comerciales de la competición destacó en el diario The Times que durante los últimos años se hizo mucho para mejorar la seguridad.

Sobre todo tras el trágico Gran Premio de San Marino de 1994, donde Ayrton Senna y Roland Ratzenberger murieron en Imola, las exigencias en la Fórmula 1 se incrementaron drásticamente. «Siempre he dicho que si alguna vez tengo un accidente, que sea en un Fórmula 1, porque son los coches más seguros del mundo», dijo Ecclestone, que opina que la gravedad de la salud de Bianchi no se debe a un problema de seguridad en el bólido, sino a la presencia de la grúa.

Críticas en Suzuka

La investigación de la FIA sobre el accidente de Bianchi reabrió de nuevo el debate sobre la seguridad que ya se vivió en Japón. Algunos pilotos y representantes de equipos se quejaron tras el Gran Premio en Suzuka del domingo de la mala visibilidad, pues la caótica carrera bajo la lluvia estaba aún en pleno desarrollo cuando las condiciones de luz decayeron. «Pusieron fin a la carrera demasiado tarde», criticó el brasileño Felipe Massa, piloto de Williams. El ingeniero del equipo británico Rob Smedley habló de las condiciones de luz más oscuras en los 15 años en los que llevaba en la Fórmula 1.

Las extremas condiciones del Gran Premio japonés eran previsibles. Primero, porque incluso con buen tiempo, el sol en Suzuka se pone hacia las 17:30, por lo que una carrera que empieza a las 15:00, si sufre interrupciones, como sucedió el domingo, puede llegar muy justa de luz al final. Segundo, porque en esta ocasión los primeros signos del tifón Phanfone, sobre el que el servicio meteorológico de la Fórmula 1 llevaba advirtiendo todo el fin de semana, aún empeoraron más las condiciones.

«Se podría haber empezado antes, sobre eso no hay discusión», advirtió el ex piloto Niki Lauda, jefe del consejo de vigilancia de Mercedes.

La FIA, sin embargo, no pudo al parecer ponerse de acuerdo para adelantar el horario con los organizadores locales y los dueños de los derechos comerciales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

El accidente de Jules Bianchi y la polémica bandera verde