Iker Casillas: «Me sentí como el problema que hay que erradicar, como la peste»

El portero del Real Madrid atribuye a la envidia las críticas que recibe y reconoce que pensó en irse de España

Iker Casillas se sincera El portero del Real Madrid concedió una entrevista a Iñaki Gabilondo en la que trata los temas en los que se ha visto envuelto en los últimos tiempos

Redacción

Iker Casillas ha protagonizado una de las entrevistas más esperadas en los últimos tiempos. El portero y capitán del Real Madrid ha hablado para el programa de entrevistas de Iñaki Gabilondo en Canal + y ha reconocido que se ha sentido «como la peste» por las críticas a su alrededor que lo calificaron como topo del vestuario y traidor del club blanco. Casillas confesó que pensó en dejar el Real Madrid y España, lamentó la actitud que Mourinho mantuvo con él y atribuyó a la envidia la campaña de desprestigio de los últimos dos años. Además, dijo sentirse «aislado» por el club ante las críticas sistemáticas y reconoció tener «una espinita clavada» por su mala actuación en el Mundial de Brasil.

«En este país, que tiene miles de cosas positivas, hay también cosas pequeñas y malas. Entre ellas, la envidia o las ganas de ver hundida a gente que ha hecho las cosas lo mejor posible y comprometida con sus ideas. Al más mínimo resquicio. Hace unos meses parece que todo era nefasto, era el culpable de todo, el problema que todos querían erradicar porque era la peste. Pero cuando voy por la calle, todo lo que encuentro son buenas palabras, cariño del madridismo e incluso de quien no es del Madrid. Sobre todo por los éxitos de la selección», explicó Casillas sobre cómo se sintió en los últimos tiempos.

La relación con Mourinho

El portero del Real Madrid hizo un repaso sobre su relación con Mourinho. «Cuando llega al Real Madrid se acentuó el problema. Pero esa etapa fue muy buena para nosotros. Nos aupamos a la igualdad con el Barcelona, que habíamos perdido. La primera etapa con Mou fue muy buena, la última no tanto, es vox populi. Una relación que no dio más de sí. Tengo máximo respeto hacia él como entrenador, pero cuando hay algo que no te gusta lo debates, es tu jefe y hay que respetarlo, pero si llevas más tiempo en el club... Pierdo mucho tiempo en la lesión [en la mano] y estoy fuera del grupo. En el verano del 2012 nuestra relación era genial, hablamos todos los días. Se tuerce en la navidad hacia el 2013. Los resultados no eran buenos en Liga, la lesión... Pero no había problemas serios. Había discrepancias pero máximo respeto, sobre todo mío hacia él», explicó Casillas.

«Cuando fui suplente en Málaga, en Liga no íbamos bien pero sí en Champions y Copa. Mou me dio un toque de atención, pero en el arranque del 2013, partía como suplente, salí con la expulsión de Adán ante la Real Sociedad, ganamos... Jugué una serie de partidos con bagaje muy positivo, ganamos sin encajar. Fue un toque de atención positivo». Casillas cree que con su lesión en la mano provocada por un golpe de Arbeloa «es cuando empieza a haber un movimiento que me causa sorpresa». «Fueron 7 semanas, en las dos primeras vi demasiada suciedad. No me gustó. Traidor, filtrador... A qué viene esto. Que se pueda dirigir esa opinión es factible, el tema de las redes sociales... No creo que haya una conspiración contra Iker Casillas», analizó.

La llamada a Xavi

Tras la Supercopa en la que Tito recibió el dedo de Mourinho en el ojo, se produjo la famosa conversación de Casillas con Xavi. «Se cuenta una historia que no es. Llamé a Xavi y a Puyol para echarnos una bronca mutua. No era normal la situación en los clásicos. Pero cuando jugamos, cada uno mira por lo suyo. Lo que pasa es que con lo de Tito y la trifulca final se nos fue de las manos. Hablé con Xavi y luego con Puyol, nos dijimos de todo. Cosas típicas de fútbol. Fue una llamada para reprochar muchas cosas, no era para pedir perdón como se quiso vender. Se llama para decir que esto iba a pasar factura y que no dábamos ejemplo para los niños. Hablamos y fue tenso. Cuando íbamos a la selección nos teníamos que ver las caras. Pero a medida que el año avanzó, perdimos en la Copa contra el Barça pero ganamos la Liga. Fueron unos tiempos que vinieron mejor», explicó Casillas.

Sobre si ese acercamiento molestó a Mourinho, Casillas rebatió: «Habría que preguntarle a Mou si le pareció mal. Nunca me dijo nada. Mucha gente dice que la llamada le molestó. No cambió su actitud hacia mí, ese año ganamos la Liga. Nuestra relación fue buena. A él siempre le gustó que fuéramos de cara. Yo, Cristiano y Ramos, siempre fuimos de frente».

Las declaraciones de Sara Carbonero

Casillas fue preguntado sobre las declaraciones de Carbonero a Televisa, cuando habló de un malestar del vestuario del Madrid con Mourinho. «Se busca una excusa para atacarme a mí, vía mi pareja. No creo que fuera un error, a ella le preguntan y responde. Recoge el eco de los compañeros periodistas. Algunos aprovecharon para empezar el ataque hacia mí. Sara puede decir millones de cosas sobre el vestuario, más de lo que la gente podría pensar. Ahí empezó el problema. La gente se excusó en eso para decir que yo le paso información a mi pareja», explicó.

«Para Sara ha sido difícil. Era más bien anónima cuando participaba en LaSexta, pero no es lo mismo que cuando dio el salto a Telecinco y comenzó la relación conmigo. De la noche a la mañana le vino la cosa grande. A día de hoy aún nos cuesta el día a día. Ella sabe que a mí me gusta estar aquí, pero a veces es complicado. La gente se piensa que vivimos en un mundo de alegría permanente, pero tenemos nuestro lado que no es tan bonito. No dar un paseo con tu hijo tranquilo... Yo entiendo su trabajo. A veces pactamos con los periodistas para poder seguir con nuestra vida», dijo Casillas sobre cómo afecta la polémica a su pareja.

Las acusaciones del público

«Es injusto que me llamen topo, pero entiendo que la gente ha empezado con eso y tienes que aceptarlo. El entrenador, gente del club, a lo mejor pudieron pensar que sí que lo era. Quiero pensar que no, ni Mou ni el presidente. Conozco a periodistas desde los 16 años, tengo 33. He crecido con muchos de los que viene a los partidos. Pero eso no significa que no sepa diferenciar», expuso Casillas sobre las acusaciones de filtrar datos del vestuario.

Casillas lamentó no haber respondido públicamente a algunas acusaciones de Mourinho y además reconoció sentirse «aislado» por el club. «'No es el mismo, nos ha traicionado'. En su momento a lo mejor tenía que haber hablado, en este caso a Mourinho. Muchos me han recriminado el silencio. Fuera de esas ruedas de prensa no cruzamos palabra, cada uno por su lado. Me recuperé de mi lesión en la mano y entonces Karanka dijo en una rueda de prensa que no tenía alta competitiva. Ahí sentí que tenían problemas conmigo. El resto de compañeros veían que si esto pasaba conmigo que llevaba tanto tiempo, podía pasar con ellos», narró el portero del Madrid.

«Me sentí un poco aislado por el club, pedí viajar varias veces con el equipo porque me gustaba estar en el vestuario. Hubo una serie de ruedas de prensa que no creo que fueron las mejores por parte del entrenador», abundó Casillas. «Es algo que duele, llevas aquí desde los 9 años, 15 en el primer equipo, he conseguido grandes cosas y fue un trampolín para la selección. El público es soberano pero uno tiene su corazoncito. Sabes que el público es exigente y lo que tienes que hacer es entrenar», dijo.

Poco preparado

Casillas también rebatió la idea de sus críticas de que no se entrena. «Quienes tenemos el talento innato desde pequeño lo que tenemos que hacer es cuidarlo todos los días. No necesito hacer 40 dominadas o 3.000 flexiones, porque no me vienen bien. No tengo un cuerpo escultural pero tengo otras condiciones. Creo que estoy bastante bien», expuso.

No criticó la alternancia en la portería y defendió su relación con Diego López. «Puede salir todo muy bien o estoy fuera de juego [cuando fue designado para la Copa y la Champions]. Pero no sabemos si es el ángel o algunos que dicen que tienes ese jardín bien plantado, pero al final salió todo lo mejor. Desde hace 2 años me han pasado cosas, por brujería o vudú, que no fueron como siempre se han dado. Pero la temporada pasada, en la que jugué menos, ha sido la mejor. La recuerdo como la mejor», expresó. «Tengo una relación muy respetuosa, de compañeros, con Diego López. Mourinho llegó a decir que era mejor, ningún problema. Lo cierto es que entre porteros la relación nunca es tan fluida como un jugador de campo», concluyó.

Irse del Madrid

«Pensé en irme del Madrid y de España. A día de hoy también, viendo lo de este inicio de temporada. No quiero tener ningún problema con nadie, quiero que el Madrid siempre gane. Pero eso lo piensas con la voz baja. Luego te dices que por qué, que hay que luchar y competir. Quiero renacer un poco de todo», dijo Casillas, que negó haber tenido una propuesta firme. «No llegó a haber nada concreto. Se habló mucho del Arsenal, pero no. Mi idea es y era acabar mi carrera en el Madrid, pero cuando pasan ciertas cosas...». «El Real Madrid para mí es mi casa. No entendería mi vida son el Real Madrid», añadió.

La selección

Casillas fue contundente al reconocer su mal Mundial. «Sueño con París 2016, la Eurocopa. El pasado Mundial me dejó tocado, no fue el Casillas que estaba acostumbrado a ser y a sentir. Tengo una espinita clavada. Para ser portero de la selección tienes que demostrar que eres el mejor y no es fácil. Hay que luchar», anunció despejando dudas sobre su futuro internacional.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Iker Casillas: «Me sentí como el problema que hay que erradicar, como la peste»