«La intensidad hasta el último minuto está en nuestro ADN»

El técnico piensa ya en el encuentro del próximo sábado ante el Real Murcia


VIGO / LA VOZ

No ha pasado ni un año desde que Rafa Sáez (Pontevedra, 1962) tomó las riendas del Coruxo. Desde entonces hasta ahora, mucho han cambiado las cosas a nivel clasificatorio. Y es que el Coruxo a la deriva que asumió la temporada pasada, vive ahora un inicio de curso histórico. Con cinco victorias y dieciséis puntos, los de O Vao se han colocado al frente de la Segunda B junto con el Logroñés. Sin embargo, estos buenos resultados no alteran los objetivos del técnico, por ahora prefiere ir sobre seguro, el guion es sencillo: «Séptima jornada y nada más».

-¿Cómo ve el arranque de Liga del Coruxo?

-Objetivamente, este inicio es muy positivo, porque el nivel que hemos dado en los seis partidos es extraordinario, estoy muy contento con el rendimiento del equipo.

-¿Cuál ha sido la clave de los buenos resultados?

-No sé si se puede hablar de una clave para llegar a esta situación. Es el resultado de la suma de muchas circunstancias, si tuviese que empezar con alguna, destacaría la fortaleza del equipo. El Coruxo es un club pequeño, la plantilla tiene 20 futbolistas de los que tres jugadores se alternan con el filial, es una plantilla en la que hay mucha competitividad, todos quieren salir al campo y eso funciona bien.

-¿Los resultados hacen que la plantilla se comprometa más?

-Desde que yo llegué los jugadores siempre han estado al 100 %, creo que justamente el Coruxo salió adelante gracias a la entrega de los jugadores y su fidelidad con el club. Lo que está claro es que su trabajo está siendo excelente y eso nos permite estar en esta línea.

-¿Esperaba este inicio de liga?

- Lo único que esperaba era hacer valer nuestra preparación para que cada partido que pudiésemos jugar fuese una posibilidad de victoria, nunca hicimos una previsión a tres o cuatro partidos. Basamos nuestras expectativas en el estudio y preparación de cada rival, uno a uno, y no miramos más allá del partido de la semana.

- ¿Es esa preparación la clave de que el equipo siga invicto?

-No lo sé, porque imagino que hay otros equipos que también se preparan así y no tienen los mismos resultados. Si seguimos invictos es porque la plantilla tiene muy buen nivel, porque los jugadores se preparan bien y también las circunstancias.

-Y, precisamente el buen nivel ¿no pide plantear un objetivo más ambicioso?

-Todavía estamos en la sexta jornada. Nuestro objetivo sigue siendo el mismo. Hoy [por ayer] es lunes y hay que preparar el partido del sábado ante el Real Murcia. Y así será el objetivo toda la temporada, independientemente de los resultados que se vayan obteniendo.

-Al equipo todavía falta que se incorporen Pedro Vázquez Mateo y Vallicenti. ¿Cuál cree que será el potencial de la plantilla?

-No cabe duda de que con la plantilla completa es normal que nuestras posibilidades crezcan. Pero no mirando a la clasificación como refería antes, sino siempre al siguiente partido.

-¿Ve un Coruxo más maduro esta temporada?

-Creo que sí. El equipo va haciendo de su funcionamiento sus señas de identidad: la intensidad y la fe hasta el final ya son parte de nuestro ADN.

-Esta liga se está viendo un Coruxo que no se deja asustar.

-Así es, la plantilla sabe dar la cara, hemos conseguido dar la vuelta a algunos partidos pese a empezar perdiendo. No solo eso, ha habido alguna ocasión de inferioridad numérica y el equipo sacó los restos y luchó. Los jugadores aprovechan hasta que el árbitro pita el final para presionar, para robar, para atacar y marcar.

-¿Cómo vive el vestuario los resultados?

-Hay que saber disfrutar, porque hemos tenido momentos muy duros. Tenemos que ser inteligentes para saber cuánto de humildad y cuánto de ambición podemos permitirnos, en este sentido los jugadores saben muy bien cómo actuar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«La intensidad hasta el último minuto está en nuestro ADN»