Italia clama contra el desastre de Ferrari

La revolución que prometió Marco Mattiacci aún no ha dado frutos y se teme que el año termine si victorias

Fernando Alonso.
Fernando Alonso.
Colpisa

«Tarjeta roja». Con este contundente titular de La Gazzetta dello Sport desayunaron este lunes los tifosi. El desastre de Monza, con un abandono y un paupérrimo noveno puesto, han desatado las iras hacia la escuadra de Maranello, donde se temen lo peor: cerrar el año sin victorias.

Mucho tendrían que cambiar las cosas para que Alonso, y no digamos ya Räikkönen, pudieran hacerse con un primer puesto en las carreras que quedan: Singapur, Japón, Rusia (si es que no se boicotea), Estados Unidos, Brasil y Abu Dabi. Seis citas en un calendario que se está convirtiendo en una auténtica pesadilla para los hombres de rojo.

La revolución que ha prometido emprender Marco Mattiacci aún no ha dado sus frutos. En su descargo hay que decir que él ya cogió un proyecto errado, en el que solo destaca Alonso y no siempre se podrá mantener tal situación.

Ferrari salió de su Italia querida con un puesto menos en el Mundial de Constructores. Cuartos, por detrás de Mercedes, Red Bull y Williams. Los primeros, imbatibles pese al avispero formado entre sus dos pilotos. Los segundos, con un tetracampeón en horas bajas y un Ricciardo que está llevando las riendas del equipo. Los terceros, el auténtico ave fénix de esta temporada. Habría que remontarse hasta 1981 para ver a Ferrari aún peor (finalizaron quintos).

Las 29 carreras consecutivas que llevaba Fernando Alonso llegando a meta indemne se habían convertido en un motivo de total orgullo para Ferrari. No conseguían ganar, ni siquiera acercarse, pero al menos no se quedaban fuera por problemas mecánicos. Pero en Monza, el motor eléctrico, el ERS, falló y Alonso se vio forzado a cortar antes de arriesgarse a una rotura total del propulsor. Se quedó a solo cuatro de la marca de los 33 grandes premios finalizados de forma consecutiva que consiguió Nick Heidfeld entre 2007 y 2009.

¿Quién es el responsable de tal situación? Las miradas se colocan en lo más alto. Luca Cordero di Montezemolo está cada vez más cuestionado en su cargo de presidente de Ferrari. Sergio Marcchione, el máximo responsable del grupo FIAT (dueño de Ferrari) no aguanta más. En declaraciones a Autosprint, fue contundente: «Es clave tener a Ferrari representando la victoria en la Fórmula 1, y eso no es negociable. Es un objetivo absolutamente claro y no podemos aceptar otra situación».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Italia clama contra el desastre de Ferrari