España vence a Senegal a medio gas y se cita con Francia en cuartos

Manuel Blanco Casal
Manuel Blanco MADRID / ENVIADO ESPECIAL

DEPORTES

Juan Carlos Hidalgo

La selección resolvió sin excesivos problemas el duelo ante Senegal

07 sep 2014 . Actualizado a las 13:35 h.

Hay deportes de élite, caso del baloncesto, en los que los milagros son eso. Milagros. Hazañas que ocurren de siglo en siglo. Que Senegal hubiese eliminado a la España de los Gasol, Ibaka, Navarro, Ricky... en su Mundial habría sido un hito en la historia del básket moderno. Pero no sucedió. Se impuso la lógica y la selección accedió a cuartos jugando a medio gas (89-56), algo destensa incluso en alguna fases del encuentro. El miércoles, ante Francia, el asunto será distinto, a pesar de que el precedente de la fase previa sea otra tunda.

España no compareció mal del todo sobre el parqué. Entre Pau y Ricky le dejaron claro a su rival que su trayectoria en el Mundial acabaría esa tarde. El mayor de los Gasol tenía once puntos en su casillero en siete minutos y la selección siete de renta: 17-10. Por si las moscas, Marc mantenía a raya con su defensa a Dieng, la gran estrella local. Le puso dos tapones en el primer cuarto. El compañero de Ricky en los Wolves era consciente a esas alturas de que la empresa era una utopía.

Orenga salió en el segundo parcial con un quinteto poderoso atrás. Senegal buscaba un partido muy físico, pero esta España con el Mundial entre ceja y ceja es una navaja multiusos: tiene soluciones para todo. Llull, Rudy, Marc e Ibaka, con Sergio Rodríguez al mando, le echaron el lazo a su rival. Los senegaleses se encontraban un tormento para lanzar a canasta en ataque estático. Con eso y su velocidad en transición, se fueron de diez: 30-20 con dos minutos transcurridos.