Moncho Fernández: «Ilusionante y trabajador son los calificativos que pondría al Obra»

El Alquimista de Pontepedriña encara su quinto curso en el banquillo de Sar


santiago / la voz

El Alquimista, al que le gustaría ser el Ponsarnau del Obradoiro, encara su quinto año en el banquillo de Sar. Su colega estuvo siete en el conjunto catalán. Y, tras Xavi Pascual y Alejandro Martínez, es ya el técnico de la Liga Endesa que lleva más tiempo seguido en el mismo destino.

-Afronta el quinto curso en el Obra. ¿Qué le sugiere el dato?

-Que estamos cumpliendo los objetivos.

-¿Qué cambia en este lustro?

-Quiero pensar que soy mucho mejor entrenador. Sin duda, con mucha más experiencia.

-Cada año un equipo distinto. Y este promete ser menos liviano, más acorazado que el anterior.

-Va a ser diferente al equipo que terminó la Liga. El que la empezó tenía dos cincos. El que la acabó no tenía ninguno puro.

-Sí, pero Triguero y Miller son de un molde diferente al de Oriol y Muscala.

-Sí. Uri y Mike tenían otro perfil, con más juego de espaldas, quizás más anotadores que los de este año. Estos tienen otras virtudes. Le respondo a esta pregunta porque me la plantea, pero yo no puedo hacer el análisis de los cincos de este año y los cincos del año pasado. Lo que importa son los cincos de este año dentro de la estructura de este equipo.

-Ahí quería llegar. Esta estructura está diseñada con otras coordenadas. Por ejemplo, los cuatro aleros están en un rango más equilibrado. En general, hay más músculo que nunca.

-Cuando empezamos a planificar es como tener esas máquinas de bolitas que siguen distintos caminos. Pero cada vez que recorres uno se cierran otros. Cada vez que fichas un jugador hace que tengamos que poner al lado otro tipo de jugador, siempre dentro de nuestras posibilidades.

-Efectivamente. Y recorridos todos los caminos, el plantel es más físico, bastante más.

-Sí.... Los dos cincos son gente por encima de 2,10 ambos, muy potentes físicamente, poderosos, reboteadores, muy buenos defensores. En el cuatro, Maxi es un 2,07 muy atlético, de una gran envergadura de brazos, físicamente muy potente. Y Keaton también es atlético. El quinto pívot, Chagoyen, siendo un jugador pequeño, es muy fuerte. Entre los aleros llega Giannopoulos, de un perfil similar a Pavel, capaz de postear y ayudar en el rebote. Y están los dos escoltas. A Alberto ya lo conocemos y Adam es un jugador también alto. En los bases, Rafa destaca por su potencia física. Pepe, sin ser muy grande, 1,83, es muy fuerte. Y Fran, con 1,77, tiene unas piernas poderosísimas. Es así, pero no porque buscásemos ese parámetro. Si además tienen poderío físico, perfecto. Pero lo que buscamos eran buenos jugadores, que engarzaran unos con otros para hacer un buen equipo al final. Ese es el reto.

-Ponga dos adjetivos que identifiquen al Obradoiro 14/15. Y no me valen bravo ni inteligente.

-Ilusionante, porque sus integrantes tienen mucha ilusión. Es lo que me transmiten y demuestran. Y la ilusión es contagiosa siempre. Los veo con ganas de hacer, de jugar, contentos. Pero creo, a priori, que el otro calificativo que pondría es el de trabajador. Y si al lado pone usted honestidad, honradez... Iría por ahí.

-¿Cómo va a jugar el nuevo Obradoiro?

-Podría decir que la idea es que juguemos con un sistema en el que prime el pase sobre el bloqueo y tatatá tatatá. Sería muy farragoso. Lo que quiero es que seamos honestos en el esfuerzo, sacrificados y trabajadores atrás. Porque desde ahí se construye y se da solidez a los proyectos. ¿Cómo me gusta el juego ofensivo? Ahí un equipo tiene que ser solidario, generoso... Si yo genero una ventaja, la aprovecha mi compañero. Pero, como cada año, habrá cambios. A veces más apreciables, a veces menos. Tenemos una idea general de partida, pero luego el tiempo, el conocimiento entre los jugadores, nos irá marcando.

-Cada año se han revalorizado jugadores, se ha cumplido con el objetivo de la permanencia, incluso con el regalo del play off. ¿Teme que la gente no lo ponga en valor y pierda esa perspectiva?

-No soy partidario de poner la venda antes de la herida. Pero puedo responder como abonado. En el momento en que la ciudad pierda la perspectiva de lo que significa estar en la Liga Endesa, de lo que cuesta estar en la Liga Endesa.... Cada aficionado lo sabe, porque pagan mucho dinero por su carné, uno de los más caros de la ACB. El nivel de esta Liga es espectacular y lo demuestran los equipos cuando compiten en Europa. En el momento que se pierda esa perspectiva se caerá el invento. Si se cae en la desazón, en la desilusión, en pensar que la permanencia otra vez... Estamos disfrutando de un espectáculo, nunca perdamos el norte. Espero que dentro de veinte años podamos tomar este mismo café. Y diríamos: es que vi en Sar a Rudy, a Navarro, a Sergio, a Nocioni...

-Pero aquí ya se sabe lo bien que suena la música del play off.

-Y eso es bueno. Pero, insisto, sin perder la perspectiva. Le hago la siguiente reflexión: Barcelona, uno; Real Madrid, dos; Málaga, tres; Baskonia, cuatro; Valencia, cinco; Canarias, seis; Zaragoza, siete. ¿Ve fuera del play off a alguno de estos equipos? A no ser que a alguno de esos no le saliesen bien las cosas, solo quedaría una plaza. Y, para ocuparla, hay que ser el mejor de los otros once. No es fácil.

-Esta vez no está el pastor Oriol.

-Oriol es Oriol. Es único. ¡Como no lo voy a echar de menos! Son cuatro años con él y con Alberto. Son los jugadores con los que he compartido más horas de vestuario y de pista. Hay una cosa de la que escapo: quien va a ser el nuevo. El nuevo Oriol, el nuevo Muscala.... No se puede buscar al nuevo Muscala, porque es imposible. Lo mismo pasa con Oriol. Con todos. Hay que buscar a aquellos que, por sus características, nos hagan ser un buen equipo. Pero no se construye la plantilla pensando en quien va a ser el nuevo tal o el nuevo cual.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos

Moncho Fernández: «Ilusionante y trabajador son los calificativos que pondría al Obra»