Campillo y Mouriño asumen el reto de lograr el ascenso a Segunda B

Los dos primeros fichajes del Pontevedra para la próxima temporada se marcan el salto de categoría como un compromiso ineludible


Pontevedra / La Voz

El Pontevedra inició ayer una semana que promete ser intensa en el capítulo de fichajes y renovaciones con la puesta de largo de sus dos primeros refuerzos para la próxima temporada, el central Alberto Campillo y el centrocampista Adrián Mouriño. La presidenta granate, Lupe Murillo, fue la encargada de presentar a los dos futbolistas que llegan procedentes de equipos de Segunda B. Y tras hacer un recorrido por sus respectivas trayectorias, resumió lo que espera de ellos definiéndolos como «dos jugadores de superior categoría para reforzar la plantilla que ha conseguido un play off, para que mejoremos y logremos el ascenso que estamos buscando todos».

Formados ambos en las categorías inferiores del Celta, donde crecieron juntos hasta llegar a jugar con el filial, separaron sus caminos en el 2009. Dos años después se reencontraron en el Ourense, con el que lograron el ascenso a Segunda B en el 2012. Y ahora vuelven a unir sus destinos en una nueva etapa en el Pontevedra en la que ambos coinciden que su meta es lograr el ansiado ascenso a final de curso.

Adrián Mouriño (Porriño, 1988) fue el primero en tomar la palabra para explicar qué le llevó a fichar por el Pontevedra. Después de ascender con el Coruxo en el 2011, con el Ourense un año más tarde, y tras pasar por el Montañeros, el Recreativo de Huelva y el Sant Andreu catalán, con el que jugó la última temporada, el centrocampista destacó que «la categoría que merece [el Pontevedra] y donde tiene que estar es Segunda B, o incluso más arriba». De hecho, no dudó en afirmar que «es un club diferente», añadiendo que «es muy bonito venir aquí». Y tras explicar que había recibido mucho apoyo de su entorno para aceptar la oferta granate, se mostró dispuesto a «aportar mi granito de arena» para lograr el ascenso.

Por su parte, Alberto Campillo (Vigo, 1988) arriba a Pasarón después de militar las tres últimas campañas en el Ourense, adonde llegó tras un año en el Rápido de Bouzas al finalizar su etapa de seis temporadas en el Celta. El central, que puede actuar también como lateral, apeló a su buena relación con Mouriño «desde que eramos alevines» como una de las claves para decidirse por el Pontevedra, ya que aseguró que ambos «queremos repetir lo que pasó en el Ourense», haciendo referencia al ascenso. Campillo tampoco tuvo reparos en afirmar que los dos tienen «ambición suficiente para venir aquí a ascender al equipo». Y expresó su deseo de que esta nueva etapa que empieza, tras firmar por dos temporadas -al igual que Mouriño-, sea larga y próspera. «No soy un jugador de venir a un equipo por un año. Me gusta quedarme en un sitio y cuanto más arriba esté el equipo y más aspiraciones tenga, mejor», apuntó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Campillo y Mouriño asumen el reto de lograr el ascenso a Segunda B