Mundial 2014: La FIFA y las amarillas de la discordia

Críticas a la organización por las supuestas directrices que dieron a los árbitros de ser permisivos


Redacción

La permisividad de Velasco Carballo en el Brasil-Colombia le salió por la culata con la agresividad desbordada que concluyó con la desafortunada lesión de Neymar. El árbitro español recibió fuertes críticas por no mostrar tarjetas amarillas antes y frenar la escalada de entradas violentas, que sufrió en sus carnes especialmente James Rodríguez. La decisión de Velasco Carballo puso el foco en la supuesta decisión de la FIFA de pedir a sus árbitros que moderasen las amarillas hasta límites de racionamiento.

Según el diario Bild, la FIFA, en una directiva secreta, habría conminado a los árbitros a evitar en la medida de lo posible mostrar cartulinas amarillas durante el Mundial 2014. «Hay una directiva secreta de la FIFA a los árbitros que en último termino llevan a faltas como la que lesionó a Neymar», dice el diario alemán. El jefe de árbitros de la FIFA, Massimo Busacca, habría sido el encargado de impartir la directiva. Eso ha llevado, según el diario, a que los partidos se les vayan de las manos a los árbitros y pone como ejemplo el duelo de Brasil contra Colombia en el que hubo 54 faltas y sólo 4 tarjetas amarillas. La primera amarilla a Brasil en ese partido fue para Thiago Silva por interrumpir el saque del Ospina. «David Luiz fue sistemáticamente a pegarle siete patadas seguidas a James Rodríguez y (el árbitro) no lo amonestó. El árbitro fue lo más desastroso que vi en los últimos diez años», dijo Maradona tras el Brasil-Colombia.

«Vi el Brasil-Colombia y hubo incontables faltas de ambos equipos. Faltas hechas para destruir el juego, no eran batallas por el balón, estaban simplemente tratando de interrumpir el partido. Espero que esta vez el árbitro sea más duro con las sanciones», indicó por su parte Joachim Löw, el seleccionador de Alemania (próximo rival de Brasil). «La FIFA quiere desmentir este artículo. Es una declaración de bancarrota para cualquier periodista. Dicen que hay un plan secreto, citando a Massimo Bussaca, en el que se habría dicho que en caso de duda (en las faltas), habría que dejar correr el juego en favor del espectáculo. Eso sería arriesgar una lesión para los jugadores y significaría que estaríamos satisfechos de que un jugador como Neymar se lesionara», dijo De Gregorio, responsable de comunicación de la FIFA, tras la información de Bild.

«La idea de que pueda hablar un plan secreto es absurdo. Se está diciendo eso, pero quiero pedir que se use el sentido común. No digo que lo árbitros no cometan errores, pero eso es parte del juego. Pretender que hay una intención global de pedir a los árbitros que hagan eso, pues no. Errores puede haber, pero no», apuntó.

Bajo promedio

La media de tarjetas amarillas en el Mundial de Brasil es la más baja desde 1986. El promedio de amonestaciones en la Copa del Mundo 2014 es de 2.89 amarillas por partido y 0.17 rojas. En 8 de los 60 partidos disputados hasta el momento se ha mostrado sólo una tarjeta. El objetivo de la FIFA puede ser permitir un juego más abierto y rápido, que se ha traducido en goles sobre todo en la primera fase del Mundial y en los octavos. Pero la permisividad ha ido también en perjuicio de los jugadores, como al nigeriano Onazi tras la entrada de Matuidi, o el propio Neymar, víctima del ambiente de pie fuerte que generó su propio equipo ante Colombia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Mundial 2014: La FIFA y las amarillas de la discordia