Alberto Contador desafiará a partir del sábado al británico Christopher Froome por el maillot amarillo del Tour de Francia, la carrera ciclista más importante del mundo y cuya edición 101 arranca en la ciudad británica de Leeds. Contador, que no pisa el podio de la Grande Boucle desde que en el 2009 conquistara su segundo Tour, llega con más confianza y energía en las piernas que el año pasado, cuando no pudo aguantar el ritmo de Froome en su primer intento de recuperar la corona francesa tras su sanción por dopaje.

Froome, en cambio, no se deja intimidar por el buen estado de forma de Contador e intentará lograr su segundo Tour consecutivo. Además, cuenta con el aliento que recibirá en las tres primeras etapas, que se disputarán en Reino Unido. «Nosotros tenemos probablemente el equipo más fuerte y estoy en las condiciones que debería», dijo confiado Froome, que sin embargo espera más pelea que en el2013. «No soy el claro favorito ni Contador es el tapado».

El pelotón saldrá desde Leeds, donde todo el mundo espera festejar una victoria del esprinter local Mark Cavendish, y permanecerá en el país de Froome hasta el lunes, cuando cruzará la línea de meta en la famosa avenida The Mall a escasos metros del Buckingham Palace. Los ciclistas viajarán después a Francia, donde a partir de la segunda semana comenzarán las etapas de montaña. Y se antojan decisivas las subidas a Pla d'Adet y Hautacam, dos puertos de fuera de categoría situados en los Pirineos. En esos picos es donde Contador y Froome están obligados a pedalear al menos igual de rápido que su rival si quieren pasear de amarillo a los Campos Elíseos.

Contador llegó a Leeds, donde aterrizó en el jet privado de Oleg Tinkov, el principal patrocinador del equipo, en una forma física que recuerda al Contador de antes de la sanción por doping por clembuterol. «En cuanto a rendimiento y a resultados ha sido el mejor año de mi carrera deportiva», dijo Contador a la Cadena Ser repasando sus primeros meses de la temporada, en los que conquistó la Tirreno Adriático y la Vuelta al País Vasco. «Hay un grupo de corredores que tienen serias opciones. Destacaría a uno por encima de todos, a Froome, pero luego hay unos cuantos», añadió el español antes de enumerar a Vincenzo Nibali, Jurgen Van den Broeck, Alejandro Valverde y Joaquim Rodríguez como aspirantes al Tour.

Froome tuvo un 2014 opuesto al de Contador y vivió en los primeros meses del año «mucho retos», según se refirió él mismo a varias caídas. «Mi vida cambio desde que soy campeón del Tour. Tengo más problemas con enfermedades y caídas», dijo el británico de 29 años, recordando cuando se lesionó el codo, la rodilla y la cadera en el Criterium du Dauphine.

El dopaje, que en los últimos años ocupó casi más portadas que los propios ciclistas, también amenaza al Tour 2014 tras los últimos casos de Daryl Impey y Diego Ulissi, además de las sospechas sobre el checo Roman Kreuziger, apartado del equipo de Contador por anomalías en su pasaporte biológico.

Los ciclistas recorrerán una distancia total de 3.663,5 kilómetros hasta llegar a París, donde los dos últimos años subió un británico al primer cajón del podio. En el 2012 fue Bradley Wiggins, compañero de equipo de Froome pero que este año no ayudará al lider del Sky Team a intentar retener la corona.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Contador desafía a Froome y al pasado en el Tour de Francia